fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe

Existen varias causas para que un proyecto no haya logrado los resultados esperados. Por ello, el análisis post mortem será de gran ayuda, ya que se trata de una herramienta útil para evaluar los procesos que no cumplieron con los objetivos planteados. Conoce a mayor detalle sobre este concepto y cómo llevarlo a cabo en tu empresa en el siguiente post.

¿Qué es el análisis post mortem?

Es una herramienta que se emplea una vez concluido el desarrollo de un proyecto. El objetivo principal es evaluar el proceso de la empresa con el equipo de trabajo, identificando las causas, acciones e impactos, así como oportunidades de mejora a corto, mediano y largo plazo.

Para el Project Management Institute (PMI), el análisis post mortem es una autopsia de un proyecto mediante la cual se pueden revisar los problemas y éxitos encontrados del proceso, además de que cualquier lección se puede utilizar para modificar y establecer prácticas y procedimientos del mismo.

“El deseo general es aprender de los errores y aprovechar los éxitos, de modo que los proyectos futuros puedan ejecutarse de manera más efectiva y eficiente”, precisa el PMI. Por ello, en su libro de conocimientos sobre gestión de proyectos, más conocida como Guía PMBOK, se refiere a esta práctica como reunión de lecciones aprendidas, debido a la retroalimentación que nos brindan acerca de un proceso en concreto.

¿Cómo aplico el análisis post mortem en mi empresa?

Si deseas llevar a cabo esta innovadora actividad en tu organización, te recomendamos los siguientes aspectos clave que necesitas tener en cuenta para lograr junto con tu equipo de trabajo un análisis post mortem exitoso:

Puede interesarte  Diez creadores de contenido peruanos que debes seguir sí o sí

Programa una reunión Se recomienda fijar esta actividad en una fecha cercana a la conclusión del proyecto. Esta acción servirá para que el equipo de trabajo nos brinde información fresca del proceso, teniendo presente no solo la documentación, sino también detalles únicos por parte de cada integrante a partir de su propia experiencia, siendo de suma importancia para este tipo de análisis.

Reúne a todo el equipo. Recuerda que en una reunión post mortem, no solo participan los directores o jefes del proyecto, se considera a todos los profesionales que fueron parte del desarrollo del plan ejecutado. Por ejemplo, en una campaña de lanzamiento de un producto, son partícipes diferentes áreas como marketing, comunicación, diseño, entre otras especialidades.

Evalúa el proyecto establecido. Una vez fijada la sesión por todo el equipo de trabajo, se procede a llevar a cabo el análisis post mortem. Por lo general, durante esta reunión se identifican las metas establecidas del proyecto, las acciones implementadas, eventos ocurridos como los principales resultados tanto objetivos (horas, costes y beneficios) como subjetivos (satisfacción del cliente y del equipo). De esta forma, se darán a conocer los problemas (causas e impactos) del proceso y sus respectivas soluciones. Esta práctica resulta beneficiosa para que la empresa no cometa los mismos errores y, por lo tanto, contribuya a su aprendizaje continuo.

Presentación del informe final. Terminada la reunión, es necesario realizar un documento por escrito con las conclusiones y el feedback obtenido del análisis post mortem. La información recopilada pasará a una carpeta de “autopsias” que estará al alcance del equipo de trabajo para cualquier consulta y si considere pertinente aplicar las soluciones correspondientes en los próximos proyectos de la empresa.

Puede interesarte  LOHAS: cinco claves para conectar con el consumidor ecointeligente

Considera que existen varios causas por lo que un proyecto no logró el éxito esperado, por ejemplo, falta de información o previsión, entre otros aspectos; por lo que esta clase de sesión es esencial para esclarecer los problemas con todo el equipo, encontrando soluciones efectivas al respecto. Asimismo, no olvides determinar con anticipación reglas o normas básicas, así como escoger a un moderador para un excelente desarrollo del análisis.

Beneficios del análisis post mortem

Recuerda que incorporar una cultura post mortem en tu empresa no solo evitará cometer menos errores en los proyectos futuros, sino también sacar provecho de una serie de beneficios como:

  • Aumento de la productividad del capital humano.
  • Mayor seguridad del personal para afrontar problemas en los procesos.
  • Mejora de las relaciones interpersonales y clima laboral, 
  • Promover entornos colaborativos con todas las áreas de la empresa.
  • Capacitación y aprendizaje continuo de los trabajadores.

Como habrás notado, el análisis post mortem resulta ser una herramienta gratificante para el equipo de trabajo y la compañía, ya que se aprenderá de los errores a partir de una evaluación transparente y constructiva. De esta forma, se eliminará culpas, resaltando tantos los aciertos y desaciertos de un proyecto, además, de observar al fracaso ya no como una experiencia negativa, sino como una oportunidad para el desarrollo y crecimiento de la organización.

Fuentes consultadas

Si te gustó nuestro blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puedes unirte a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerte al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbete a nuestro boletín digital aquí.

Puede interesarte  Día Mundial del Emoji: Cinco motivos para implementarlo en mi estrategia de marketing digita

¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comunícate con nosotros y te responderemos cuanto antes.

Trend on FacebookTrend on InstagramTrend on LinkedinTrend on TwitterTrend on Youtube
Trend
Redactor en Trend
Este post ha sido escrito con mucho amor y consciencia por el equipo de redacción creativa de Trend.