fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe
Conoce el poder del efecto halo en tu marca

Conoce el poder del efecto halo en tu marca

Los seres humanos tenemos la tendencia de juzgar a una persona u objeto a partir de un atributo o cualidad sin tener suficiente información al respecto. Esta acción se le conoce como el efecto halo, un sesgo cognitivo común en la sociedad, pero que actualmente ha tenido gran relevancia en el marketing y el sector empresarial. Por este motivo, te explicaremos por qué es tan importante aplicar este concepto en tu marca en el siguiente post.

¿Qué es el efecto halo?

Es un sesgo cognitivo, el cual consiste en definir a una persona, objeto o empresa a partir de un rasgo o cualidad. Es un prejuicio que utilizamos a menudo en el ámbito social para interpretar la realidad en un determinado momento. De esta forma, se pone en manifiesto la influencia que tiene un aspecto en concreto para luego asumir si nos agrada o no algo o alguien.

El efecto halo fue estudiado por Frederic L. Wells, sin embargo, en 1920, el término fue acuñado por primera vez por el psicólogo norteamericano Edward L. Thorndike en su artículo A Constant Error in Psychological Ratings. La publicación mostraba un experimento realizado a militares basándose en su valoración de ciertas habilidades y atributos físicos de sus subordinados. Al analizar los resultados, se encontró una correlación entre la calificación alta con las cualidades positivas, mientras que las negativas obtenían una puntuación baja.

El efecto halo y las marcas

Si bien no se busca etiquetar a nadie, este sesgo cognitivo es inconsciente, lo cual puede ser beneficioso para los especialistas en marketing y comunicación estratégica. Como se sabe, la psicología es una disciplina que complementa a estas profesiones, siendo el efecto halo una oportunidad para potenciar la imagen de una marca a partir de un atributo.

Así como tenemos la tendencia a generalizar a una persona por una cualidad, lo mismo sucede con un producto, servicio u organización. Es por ello, que las marcas necesitan planificar bien sus campañas de lanzamiento para generar una buena impresión y obtener el efecto halo deseado. Una excelente opción para lograrlo es aplicar el neuromarketing, ciencia que estudia el comportamiento del cerebro frente a una campaña publicitaria y la percepción de la marca.

A partir de esta investigación, se puede potenciar puntos claves como mejorar el diseño y el proceso de compra de la web o plataforma, ofreciendo así una experiencia única al cliente. Asimismo, otra forma de conseguir este efecto es destacar el producto estrella de tu marca para que repercuta en favor de los demás artículos o servicios.

Un ejemplo claro fue lo que sucedió con Apple. En el 2003, la marca destinó una gran parte de su presupuesto de marketing en publicitar el iPod. Sus anuncios se expandieron a nivel mundial a través de la prensa, televisión, campañas con influencers, entre otros recursos. Tal fue el apogeo en ventas, que la compañía se convirtió en el líder de reproductores de música portátil.

A partir de este rotundo éxito, los usuarios percibieron a una marca gigante en tecnología, expandiendo el efecto halo en toda la línea de productos, aumentando así sus ventas. De acuerdo con el informe La Psicología del Marketing y el efecto “halo”, luego de las costosas campañas publicitarias que se enfocaron en el iPod, las ventas totales de 2005 de Apple se colocaron por encima del 68%, los beneficios superaron el 384% y el stock de la compañía saltó al 177%

¿Cómo aplicar el efecto halo en mi marca?

Conociendo la onda expansiva que puede generar el efecto halo en tu negocio, te recomendaremos una serie de tips para potenciar la imagen de tu marca y obtener la percepción deseada y adecuada de tu empresa.

  • Potenciar el slogan. La información que transmitas al público marcará la diferencia con tus demás competidores. Por este motivo, el eslogan resulta fundamental para comunicar un mensaje preciso y fácil de recordar. Este elemento es esencial en la decisión de compra de los consumidores. Un ejemplo claro es “Destapa la felicidad”, frase icónica de Coca Cola.
  • Marketing de influencers. Esta estrategia es muy utilizada en la actualidad por muchos negocios y compañías. Gracias a los influencers (especialistas, creadores de contenido o celebrities), tu marca tendrá mayor credibilidad y prestigio en tu sector. Asimismo, al ser presentada por una voz autorizada, brinda mayor seguridad al consumidor, convenciéndolo del producto o servicio que ofreces.
  • Crear una comunidad. Para lograrla puedes construirla mediante los canales digitales, manteniendo una constante comunicación e interacción con tu audiencia. Además, al brindarle una excelente atención y experiencia, ya sea presencial o virtual (sitio web, redes sociales o ecommerce), tus clientes recomendarán tu producto o servicio, convirtiéndose en embajadores de tu marca.
  • Efecto de anclaje.  Es un sesgo psicológico que se basa en la tendencia humana a darle un mayor peso a la primera noticia o argumento que se tiene sobre algo a la hora de tomar una decisión. Para generarlo, necesitamos brindar información de valor, la cual está relacionada con el precio y las características del producto o servicio, como promociones, ofertas o los beneficios que garantiza la marca a los potenciales clientes.

Como habrás notado, el efecto halo representa una gran oportunidad para las marcas. Recuerda que la primera impresión definirá la valoración y percepción del consumidor y los potenciales clientes. Es de suma importancia que los especialistas en comunicación, marketing y publicidad lo apliquen de manera estratégica en las campañas. De este modo, la empresa no solo logrará incrementar sus ventas, sino también consolidar su reputación en el mercado.

Fuentes consultadas:

Stakeholders: ¿Por qué son tan importantes para tu empresa?

Stakeholders: ¿Por qué son tan importantes para tu empresa?

Los stakeholders son una pieza clave para determinar el éxito o fracaso de una empresa. El impacto que generan es fundamental para la toma de decisiones de las organizaciones; sin embargo, algunas compañías, en ocasiones, les prestan poca atención, considerando irrelevante la participación de los grupos de interés en sus proyectos, siendo totalmente lo contrario. Conoce más sobre este concepto y su importancia en el siguiente artículo.

¿Qué son los stakeholders?

Este término se refiere a los grupos de interés que tienen algún tipo de vínculo con una organización. Pueden ser una persona hasta una comunidad, así como los dueños de la propia empresa o una institución externa. El concepto fue acuñado por primera vez en 1984 por el filósofo y matemático estadounidense Robert Edward Freeman en su libro Strategic Management: A Stakeholder Approach.

En su obra, el autor señala que los stakeholders son cualquier grupo o individuo que puede afectar o ser afectado por la consecución de sus objetivos de la empresa. En efecto, la influencia de los stakeholders puede repercutir de forma positiva o negativa en la toma de decisiones, acciones de negocio hasta incluso la continuidad de la compañía, por lo que se debe mantener una relación cercana y sólida con cada uno de ellos.

¿Cuáles son los tipos de stakeholders?

Cuando estableces un negocio u organización, necesitas identificar tus grupos de interés, ya que dependerá de ellos el éxito o fracaso de la empresa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los stakeholders son iguales. Existen 2 formas de clasificarlos: por su vínculo económico (primarios y secundarios) y por su relación con la empresa (internos y externos).

Primarios: Son las personas que tienen un vínculo económico directo con la empresa, siendo fundamentales para su funcionamiento y continuidad. En este grupo se encuentran: los accionistas o shareholders, socios, trabajadores y los clientes.

Secundarios: Son aquellas entidades o personas que no tienen ningún tipo de vínculo económico, sin embargo, pueden verse afectados con las acciones de la empresa.  En este caso, tenemos: las administraciones públicas, la competencia, el mercado, medios de comunicación, sindicatos, entre otros.

Internos: Son las personas que tienen una relación directa con la organización. Al ser parte del núcleo, su objetivo común es el éxito empresarial. Aquí encontramos a propietarios, directivos, trabajadores, proveedores y clientes.

Externos: Son las personas y entidades que tienen una relación indirecta con la empresa. No pertenecen a ella, sin embargo, presentan una actitud demandante y exigente. Los más destacados son: los competidores, el mercado, los defensores de los clientes, la administración pública, los medios de comunicación, colectivos, etc.

Importancia de los stakeholders en una empresa

De acuerdo con la Directora de proyectos PR de Trend, Claudia Calmet, los stakeholders son importantes para una organización, ya que se trata de su público directo. “Al tener una mayor interacción con los grupos de interés, te permite conocer y satisfacer sus distintas necesidades, generando así mayores ingresos a las empresas” , indica la especialista.

Asimismo, Claudia Calmet, precisa que para lograr esta cercanía se necesita llevar a cabo estrategias diferenciadas para cada stakeholder de tal forma que se sientan involucrados con la empresa, logrando así, una interacción directa y confiada. “Esto permite que las acciones de PR, Marketing, Publicidad y Digital, entre otras herramientas de comunicación lleguen de forma efectiva a ellos, optimizando recursos al máximo”, detalla.

Como señala el libro El Gobierno Corporativo en Iberoamérica, si una empresa no actúa con equidad social, si no genera valor para otros stakeholders al margen de sus accionistas, le será imposible mantener fieles a clientes, leales y productivos a empleados, satisfechos a legisladores y un largo etcétera lo que comprometerá la creación de valor económico.

Beneficios de la participación de los stakeholders

Al realizar una excelente comunicación estratégica tendremos un impacto positivo para la empresa. Entre los más beneficios más destacados tenemos:

  • Fortalecimiento de la reputación organizacional
  • Relaciones sólidas con los stakeholders
  • Sostenibilidad empresarial
  • Evitar una situación de crisis

De acuerdo con el estudio La Gestión de los Stakeholders realizada por la Universidad del Sur de Argentina, las organizaciones se ven cada vez más comprometidas a tener y exhibir un comportamiento responsable, no solo en su actividad económica y empresarial, sino también al modo de asumir sus responsabilidades con todos los stakeholders con los cuales se encuentran vinculadas.

Ante este panorama se recomienda a las empresas contar con un equipo de Relaciones Públicas, para poder llegar a los grupos de interés de forma efectiva, teniendo presente sus necesidades y expectativas con respecto a los proyectos y acciones de la empresa. De esta manera, se identificará áreas de potencial mejora, evitando un posible escenario de crisis a corto, mediano o largo plazo.

Fuentes consultadas

Posverdad: ¿Cómo enfrentarla para que no afecte mi reputación?

Posverdad: ¿Cómo enfrentarla para que no afecte mi reputación?

Construir la reputación de una empresa es un camino arduo que puede llevar años en consolidarse. Sin embargo, en la era de la posverdad, este proceso puede resultar una tarea  difícil, ya que estamos expuestos a las falsedades, rumores y la inmediatez de las redes sociales. Este entorno puede repercutir negativamente en la imagen y percepción de la marca entre su público.

Por este motivo, es vital prestar atención a lo que cree y piensa la audiencia sobre la organización. Para enfrentar esta problemática social exitosamente, te recomendamos tres aspectos clave en el siguiente post.

¿Qué es la posverdad?

Este término hace referencia a la distorsión deliberada de una realidad que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales, de acuerdo con la Real Academia Española (RAE). 

Esta palabra se popularizó durante la campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos del 2016, convirtiendo a la posverdad en la palabra del año del prestigioso diccionario de Oxford. Este concepto también tiene relación con el auge de las redes sociales, en las que se generan fake news y comentarios negativos de un personaje o una marca, lo que da como resultado un concepto erróneo en la mente del consumidor. 

De acuerdo con el estudio de tendencias en gestión de intangibles Approaching the Future 2018, las fake news han aumentado en 2018 un 365%, generando graves daños reputacionales a instituciones y compañías. Sin embargo, ¿cómo enfrentar la era de la posverdad? Entérate a continuación.

¿Cómo combatir la era de la posverdad?

Para enfrentar toda lo que implica esta problemática y no dejar que afecte la reputación de tu marca, te recomendamos tres aspectos clave:

Transparencia

Es un valor esencial en la comunicación que se basa en compartir información de calidad por parte de la empresa con los distintos grupos de interés de forma voluntaria. Según un estudio realizado por la Universidad de Navarra, la puesta en práctica de la transparencia implica, por tanto, un momento prudencial y estratégico que defina claramente qué se publica, a qué audiencia se dirige y en qué momento. Por este motivo, es de suma importancia conocer a nuestros stakeholders para comunicar de manera responsable, construyendo así una imagen y reputación sólida de la organización.

Escucha y comunicación activa

Es una habilidad que nos ayudará a entender y comprender los intereses, necesidades y  actitudes de nuestra audiencia. Es esencial desarrollar esta destreza para construir y fortalecer relaciones con los stakeholders o influencers, además de detectar situaciones de crisis con anticipación. Asimismo, al conocer mejor a los grupos de interés podremos comunicarnos de manera efectiva.

De acuerdo con un estudio Dimensión 2019 de Kantar, solo el 25% busca información de una marca de manera consciente y, de ellos, solo la mitad confía en lo que encuentra en internet. Ante ello, podemos sacar provecho de las redes sociales, informando al público sobre los valores de la empresa, nuestro producto o servicio, entre otros contenidos relevantes.

Recuerda que los canales digitales se han convertido en un transmisor de mensajes emocionales, lo cual puede repercutir en nuestra reputación. Por ello, si aplicamos la escucha y comunicación activa, transmitiremos confianza a los grupos de interés, contribuyendo a una positiva percepción de la marca.

Contenido de calidad 

Con la aparición de las fake news, las organizaciones son conscientes del daño que les puede ocasionar un bulo a su reputación. De acuerdo con el estudio de tendencias en gestión de intangibles Approaching the Future 2018,  señala que a nivel mundial,  el 63% de las personas reconocen no ser capaces de distinguir entre las noticias verdaderas y los rumores o falsedades. Ante este panorama, las empresas necesitan entender la importancia de generar un contenido valioso, útil y de calidad.

Una herramienta crucial para combatir la posverdad es el fact checking. Así como se emplea en la labor periodística, es de gran soporte para las empresas, ya que servirá para la constatación de fuentes y verificación de información. De este modo, la marca evitará cometer errores al momento de realizar una publicación, así como un escenario de crisis.

Para muchas empresas, la posverdad representa un desafío, sin embargo, puede significar una gran oportunidad de cambio, compromiso y transparencia para las organizaciones, consolidando así la reputación de las marcas.

Fuentes consultadas:

La Ventana de Johari: herramienta clave para la marca personal

La Ventana de Johari: herramienta clave para la marca personal

El desarrollo de una marca personal bien definida nos permitirá fortalecer habilidades y conocimientos. Gracias a ella, tendremos mayores oportunidades en el ámbito personal, profesional y laboral. Para lograrlo, una herramienta útil será la Ventana de Johari. Para conocer de qué trata y cuál es su importancia en nuestra marca personal, lee el siguiente post.

¿Qué es la Ventana de Johari?

La Ventana de Johari es un modelo de autoconocimiento de la psicología cognitiva creada por  Joseph Luft y Harrington Ingham en 1955.  La denominación de este concepto se debe a la combinación de los nombres de sus creadores: Jo(seph) + Hari(ngton), dando como resultado a Johari, un seudónimo en alusión a su trabajo en equipo.

Esta herramienta tiene como propósito conocer en mayor amplitud la relación entre uno mismo y los que nos rodean. Es por esta razón que es muy importante para el desarrollo de nuestra marca personal. Gracias a su aplicación, el profesional es capaz de comprender lo que conoce y opina de sí mismo frente a la percepción de los demás.

La Ventana de Johari y sus cuadrantes

Para poner en práctica esta técnica psicológica, debes tener presente que la Ventana de Johari se enfoca en la construcción de dos ejes: el horizontal, basado en nuestro propio autoconocimiento, y el vertical enfocado en la percepción que tienen los demás sobre mí.

Créditos: Grandes Pymes

Como puedes observar, la Ventana de Johari se divide en: área pública, ciega, oculta y desconocida. Conoce de qué trata cada una y cómo aplicarlo en tu marca personal a continuación.

Área pública 

En este cuadrante se define a la marca personal. Representa todo lo que yo y los demás conocen sobre mí. Consiste en la identidad de marca (la misión y los valores propios) como la imagen de marca (la percepción de los demás).

En esta área están incluidos datos como la edad, el sexo, cualidades externas, así como experiencias, emociones y opiniones que compartes con tu entorno. Es por ello que se recomienda transmitir nuestra marca personal a través de un mensaje claro y preciso, demostrando no solo con palabras, sino también con hechos lo que comunicamos y proyectamos de nosotros mismos.

Área ciega

Este espacio se basa en lo que tu entorno piensa con respecto a tu marca personal, pero que desconoces. Aquí se hacen presente las observaciones y críticas hacia nuestra persona. Esto se puede apreciar cuando nos enteramos o leemos un comentario acerca de nosotros.

Para trabajar en ello, necesitamos desarrollar o mejorar la escucha activa. Esta habilidad nos ayudará a entender y comprender mejor el mensaje de nuestro público objetivo. Recuerda que todos tenemos distintos puntos de vista, por más que la audiencia sea segmentada. Un consejo es monitorear las opiniones acerca de nuestra marca personal para fortalecer habilidades y conocimientos.

Área oculta

Este cuadrante se enfoca en lo que uno es y conoce de sí mismo, pero que oculta del resto, ya sea por miedo, cuestiones de privacidad o cualquier otro motivo válido. Este espacio aborda emociones, sentimientos y experiencias personales de las cuales no solemos demostrar.

Si bien no necesitamos exponer todo lo que pensamos y conocemos, es fundamental definir lo que uno no desea compartir y evaluar las posibles consecuencias para tu marca personal.

Área desconocida

Esta última área se centra en lo que una persona desconoce de sí misma y que los demás también no conocen aún. Prácticamente, una zona no explorada pero con mucho potencial. Es bueno prestarle atención a este cuadrante, ya que puedes descubrir habilidades y talentos ocultos que pueden ser favorables para tu marca personal. En este espacio también se lleva a cabo un proceso de redescubrimiento y reflexión por lo antes mencionado.

Como habrás notado, la Ventana de Johari resulta ser una herramienta muy útil para fortalecer el autoconocimiento, las relaciones interpersonales y, sin duda, desarrollar una mejor marca personal. No dudes en conocerla y ponerla en práctica, los cambios te sorprenderán.

Bonus Track: 

Te dejamos una canción de Kevin Johansen, que tiene un fragmento que muy bien aplica para este concepto. ¡Disfrútala!

“Hay cosas que sé
Y hay cosas que no sé
Y hay cosas que no sé que sé
Y hay cosas que no sé que no sé”

FUENTES CONSULTADAS

Inteligencia emocional: ¿Cómo aplicarla en una situación de crisis?

Inteligencia emocional: ¿Cómo aplicarla en una situación de crisis?

Tal vez en alguna ocasión hayas perdido la paciencia ante un hecho desafiante; a todos nos ha tocado enfrentar alguna situación de crisis poniendo a prueba nuestras emociones. Al recordar estos momentos, entenderemos que son inevitables en espacios sociales, familiares, laborales e incluso de pareja. Sin embargo, para no desbordarnos es necesario trabajar en nuestra inteligencia emocional para tener conductas asertivas.

Para desarrollar este artículo conversamos con la especialista en comunicación Mayi Galarreta, CEO de nuestro partner Social Trends, quien nos dio una serie de alcances sobre la inteligencia emocional y la comunicación asertiva.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional se define como la habilidad de los seres humanos para interrelacionarse en armonía. De acuerdo con la especialista, es un concepto que ha cobrado valor en los últimos años, ya que desarrolla la habilidad de reconocer, regular y comprender las emociones. Además, nos ayuda a conectar con otras personas, forjar relaciones empáticas, comunicar de manera efectiva, resolver conflictos y expresar los sentimientos.

Ejemplos de crisis vs. inteligencia emocional

Ahora bien, imagínate que sucediera una situación extrema que comprometa la reputación de una marca, ¿cómo reaccionarías tú o la empresa involucrada? Es cierto que la mayoría de las crisis son inesperadas, pero necesitamos estar preparados para actuar de manera resolutiva porque si no gestionamos nuestras emociones y actitudes, la reputación personal o de la compañía puede verse involucrada. Para entender mejor su relevancia, revisamos dos ejemplos coyunturales que reflejan situaciones de crisis: el gol anulado en el partido Perú vs. Uruguay 2022 y el golpe de Will Smith contra Chris Rock en la ceremonia de los premios Oscar 2022.

El gol anulado de Perú

En algún momento nos hemos enfrentado a situaciones en donde nuestras reacciones son significativas, como lo sucedido en el partido Perú vs. Uruguay, en donde se anuló el  gol  de la selección nacional. Es cierto que fue una jugada polémica, pero ¿existía alguna alternativa para reclamar sin ningún tipo de consecuencia posterior? Según la especialista Mayi Galarreta, “siempre hay maneras de expresar el desacuerdo, para dejar sentada nuestra posición y marcar un precedente, ante las instancias correspondientes. También fue importante actuar con celeridad e informar a los hinchas los pasos a seguir de manera asertiva, ya que las audiencias siempre deben estar informadas para evitar cualquier tipo de rumores o bulos de desinformación”. 

La bofetada de Will Smith a Chris Rock

Esta escena fue tendencia no solo porque Will Smith le golpeó en la cara a Chris Rock, sino porque se llevó a cabo durante la última ceremonia de los premios Oscar. Para nuestra especialista en comunicación, en el ámbito de reputación, Smith ha cometido un gran error porque a lo largo de su carrera el actor había construido una imagen de personaje carismático con mucho talento y este episodio significó una viralización de la información de manera negativa, afectando directamente en su imagen.

Si analizamos el caso, desde un principio Chris Rock desató la crisis por su desatinado comentario hacia la esposa del actor, Jada Pinkett -que padece de alopecia, enfermedad que afecta en la caída de cabello-, lo que ocasionó que Will Smith reaccionara de manera violenta, pero, ¿su actitud fue la adecuada?

“La violencia siempre será injustificable. Si realmente se sentía tan vulnerado por los comentarios desafortunados de Rock, pudo retirarse de la ceremonia. Recordemos que la injuria fue desde la dialéctica, él también debió usar la dialéctica para defenderse y no subir al escenario a golpear al cómico”, agregó Galarreta.

Debemos tener claro que la violencia nunca resolverá nada. A pesar de que Will Smith ganara una estatuilla y se disculpara por sus actos, no fue suficiente para que la academia iniciará una sanción disciplinaria contra él. “Las disculpas deben pedirse cuando realmente se reconoce que el comportamiento fue errado y se tiene un verdadero arrepentimiento, si no es así, la interpretación de las mismas nos puede jugar en contra en cuanto a la gestión de la reputación” señala la CEO de Social Trends.

Es claro que Will Smith no controló sus emociones, se dejó llevar por la ira y golpeó a Rock, además cuando se disculpó en su discurso no lo hizo con el principal agraviado; también tuvo una conducta impulsiva al renunciar a la  Academia de Cine, ninguna de sus acciones han impactado positivamente en la gestión de su reputación tras el incidente de los Oscar.

Desarrollar la inteligencia emocional es muy importante en la vida personal y corporativa porque nos ayuda a calibrar los comportamientos y a comunicar con asertividad y responsabilidad.

Fuente consultada:
Entrevista con Mayi Galarreta