fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe
Derecho al olvido: ¿es posible borrar tu huella digital de Internet?

Derecho al olvido: ¿es posible borrar tu huella digital de Internet?

Imagínese que una marca de la competencia reúne información suya y de su negocio, y hace uso de una imaginación perversa para crear una campaña de desprestigio, con el único objetivo de hacerle daño. Enterado de esto, usted toma de inmediato acciones legales y, luego de un costoso y extenso proceso, la ley termina dándole la razón.

Sin embargo, más allá de su esfuerzo por aliviar las consecuencias del escándalo y tratar de que su reputación no se siga viendo afectada, las pérdidas han provocado una larga cola y mantienen su negocio ‘en rojo’. ¿Por qué su victoria legal no es suficiente para revertir la pérdida de clientes y por qué sus ventas jamás se recuperaron?

Es simple. En mundo cada vez más conectado y en el que la reputación online es un factor decisivo a la hora de elegir una marca, la huella digital dejada por aquel escándalo –más allá de que la información haya sido inventada- es factor suficiente para que todo aquel que busque su marca en la web o que solo trate de averiguar las mejores opciones del mercado, se termine enterando del problema y prefiera elegir a la competencia.

En la web todo está al descubierto. Cualquiera puede detectar qué es lo que dice la gente de usted, si es que su vida o trayectoria está limpia o si ha tenido algún escandalillo que lo haya marcado.

Limpiando el Pasado

No obstante, existe un recurso que, si bien ha generado controversia en muchos países, fue concebido para ayudar a combatir este tipo de problemas. El ‘derecho al olvido’ es el derecho a cancelar u oponerse a la aparición de nuestra información en los motores de búsqueda en Internet, es decir, de impedir de forma formal la difusión de información personal o aquella que ya no es de interés público.

Aunque, fuera de la pantalla, en el mundo real, no es tan fácil como se lee. En distintas partes del mundo, muchos han intentado borrar datos de la red sobre su pasado y no lo han logrado o aún se mantienen en trámite para conseguirlo. Por esta razón, lo ideal es tener mucho cuidado siempre con la huella que vamos dejando en internet, pues siempre es fácil de rastrear.

En mayo de 2014, Google puso a disposición de sus usuarios europeos un formulario a través del cual podían solicitar que se borren de los resultados de las búsquedas de información personal desfasada y sensible. El primer día que entró en funcionamiento, unos 12 mil usuarios enviaron al gigante informático sus respectivos formularios solicitando el retiro de enlaces direccionados a información perjudicial.

Hasta mayo de 2019, estudios del informe de transparencia que Google actualiza y publica cada día, revelaban que los usuarios europeos habían solicitado el retiro de un total de 3’129,077 direcciones. De todas, al final, se eliminó el 44,6%.

Según el propio buscador, las solicitudes para eliminar enlaces se estudian al detalle, una por una. En algunos casos se pide más información al demandante y cada una de ellas, además, se somete a una revisión manual.

¿Qué justifica el retiro de información en Google?

  1. Entre los factores más comunes que justifican el retiro de una dirección figuran:La ausencia evidente de interés público.
  2. Si es información sensible vinculada a orientación sexual, raza, etnia, religión y afiliación política o sindical.
  3. Si es contenido relacionado con menores de edad.
  4. Cuando la información se vincula con condenas, sanciones o antecedentes prescritos.

Pero, hay que tener en cuenta que Google puede decidir no retirar las páginas y alegar para ello que existen soluciones alternativas, razones técnicas o que las direcciones estén duplicadas y, en algunos casos, que la dirección que se pretende eliminar contiene información de interés público. Precisamente, para corroborar este último detalle, se analiza si el contenido está relacionado con la vida profesional del solicitante, con un delito pasado o con un cargo público.

Los casos más famosos de ‘Derecho al Olvido’

En España, el diario La Vanguardia publicó en 1998 el nombre de Mario Costeja y el de su socia en un caso de embargo inmobiliario que, en realidad, no era suyo. Algunas semanas después, al buscarse en Google, Costeja se dio cuenta de que aparecía en los primeros resultados del buscador con información que lo perjudicaba a él y a su negocio.

Al inicio, solicitó al medio el retiro de la publicación, pero no tuvo éxito. Luego de seis años de intensa batalla, Costeja logró que se le reconociera el ‘derecho al olvido’ para eliminar del buscador toda la información que lo vinculaba al referido caso. En Europa, hoy por hoy, basta realizar la solicitud y Google da una respuesta en 1 o 2 meses.

En 2015, la web Ashley Madison (EE.UU.), una de las más populares entre aquellas personas que buscan una aventura extramatrimonial, sufrió varios ataques por parte de hackers. Estos ingresaron a su base de datos y dejaron expuesta información personal y financiera de 39 millones de usuarios. Fue un caos total.

Muchos de los afectados acudieron al ‘derecho al olvido’ para tratar de arreglar el daño, y aunque no consiguieron que Google borre la información, sí se ha dificultado el acceso a ella. Como resultado, ya no es posible encontrar estos datos con el simple uso de un motor de búsqueda.

El peruano que le ganó a Google

En el Perú, un abogado fue denunciado en 2009 porque la policía encontró su computadora llena de pornografía infantil. El profesor universitario aclaró que en 2012 fue absuelto de toda culpa por la justicia; sin embargo, cada vez que googleaba su nombre, todo lo que encontraba eran notas periodísticas que describían el escándalo en el que fue involucrado, con lujos y detalles.

Tras mucho esfuerzo, logró que la noticia sea retirada de varias páginas web, pero no de todas y los resultados de búsqueda en Google tampoco habían variado. Por ello, solicitó al juzgado que le había dado la razón, que ordene a Google eliminar de su motor de búsqueda toda la información del caso.

El juzgado encontró el pedido razonable y, mediante un oficio, solicitó a Google Perú borrar lo requerido, y esto significaba retirar todos los resultados de Google Search que incluyeran el nombre del ciudadano. No obstante, Google Perú advirtió que ese tipo de solicitud debía tramitarse ante Google Inc. (EE.UU.), pues argumentaba que era la matriz la que maneja el servicio de búsquedas.

En 2015, la Dirección General de Protección de Datos Personales (DGPDP), del Ministerio de Justicia, resolvió que Google había obstaculizado los derechos del denunciante y se había negado a respetar su derecho de cancelación de datos. Por ambas infracciones, el gigante tecnológico fue multado con S/ 250 mil (65 UIT).

Pero no solo eso. Este órgano estableció también que Google debía bloquear todos los datos, informaciones y noticias relacionadas con la referida denuncia. La decisión y la multa fueron exigidas tanto para la filial peruana del buscador como para Estados Unidos.

Un derecho amparado en la protección de datos personales

Cabe señalar que el Derecho al Olvido no existe como concepto jurídico independiente. Es decir, no ha sido reconocido por ninguna ley ni decisión judicial del mundo.

En la actualidad, se le denomina así a la posibilidad de aplicar el marco legal de protección de datos personales en dos contextos:

  1. Los medios de comunicación y fuentes de contenidos en Internet.
  2. Los buscadores de Internet y otros registros que no publican originalmente información, pero la ordenan para hacerla accesible.

En esta era digital, cualquier usuario de internet puede saltar a la palestra y convertirse en un personaje mediático. En muchos casos, la vida privada se exhibe a todo el mundo a través de un clic y cualquiera puede escudriñar en nuestras vidas.

Por ello, más allá de cualquier derecho que sirva de herramienta para borrar las sombras del pasado, cuidar nuestra huella digital es fundamental para mantener una reputación online ‘saludable’ y no arriesgar que nuestro futuro se vea perjudicado en manos de otros.

Reputación online: ¿en qué consiste y cómo protegerla?

Reputación online: ¿en qué consiste y cómo protegerla?

La reputación es uno de los temas que más preocupa actualmente a las empresas. En el entorno de Internet, la reputación online se entiende como la manera en que las personas perciben a una marca el mundo digital, como consecuencia de las experiencias y comentarios que se formulan en sus redes sociales, foros, blogs, y en todas las plataformas en las que mantienen interacción con el público. En un post anterior ya nos referimos al Online Reputation Management y su importancia en la estrategia empresarial.

A diferencia de años atrás cuando andar con el celular era una costumbre que generaba algunas críticas, utilizar hoy un smartphone, más que un estilo de vida, es una necesidad cotidiana, pues es una herramienta a la que podemos acceder fácilmente y es muy práctica a la hora de buscar información sobre un producto o servicio.

Y si nos ponemos a pensar en cómo compartimos la información actualmente, podemos ver que el boca a boca no se reduce al diálogo de dos personas al frente de una góndola de supermercado; hoy la conversación está en la red. Así, entendemos que las recomendaciones de otros consumidores, pueden tener mucho más impacto que la publicidad; por ello, en lugar de buscar muchos seguidores, lo ideal es prestar atención a lo que los clientes dicen de nuestra marca y lo que esperan de ella.

Antes de hacer una compra, elegir un restaurante e incluso hacer negocios, todos nos concentramos en las referencias que tiene la marca y en el feedback que los usuarios generan a partir de ella con sus experiencias particulares. Precisamente, esto es lo más importante, pues las opiniones y valoraciones de experiencias anteriores ejercen una gran influencia en las decisiones de compra de los potenciales nuevos clientes.

Mala reputación en Internet: negocios riesgosos

Un estudio de IPSOS – MORI, reveló que, en 2019, el 97% de los empresarios considera que la gestión de la reputación es la principal clave del éxito. Un año antes, una investigación de ReputationUP, en 2018, determinó que el 45% de los adultos que buscaron en Google posibles socios comerciales, encontraron algo que los convenció de no hacer negocios con ellos.

Entonces, sabemos que es un riesgo no gestionarla adecuadamente, pero, ¿en qué consiste exactamente la reputación en Internet?

La reputación online es, básicamente, el resultado de estos factores:

  • Internos directos: aquellos que surgen como resultado de acciones directas de la empresa. Por ejemplo: distribución de contenido (fotos, vídeos, artículos, libros electrónicos, informes, estudios de casos, tutoriales, etc.) y actividades de marketing web (SEO, SEM, PPC).
  • Internos indirectos: como las acciones, reacciones e interacciones de los empleados en relación a las actividades online de la empresa.
  • Externos directos: corresponden a las respuestas de inversionistas, proveedores y socios comerciales. Saber cómo podrían reaccionar frente a una crisis o situación complicada, sería de gran ayuda para evitar problemas.
  • Externos indirectos: son las reacciones e interacciones de usuarios, opinión pública, medios y competencia con relación a la actividad online de la empresa. Por ejemplo, comentarios negativos, difamaciones y competencia desleal.

Según una reciente investigación, Cuando los usuarios encuentran comentarios negativos, se estima que las empresas corren el riesgo de perder hasta el 22% de sus potenciales clientes. Cuando estas opiniones en contra superan las tres, esta ‘decepción’ llega al 59%; pero si son más de cuatro, entonces el 70% de posibles compradores buscará otras opciones.

Las redes sociales tienen hoy muchas orientaciones. Su presencia es tan absoluta que para que una marca o persona logre una buena reputación, lo primero que debe hacer es tener una presencia activa en la red que más se adapte a sus necesidades. Incluso, lo ideal es disponer de una cuenta en varias de ellas.

¿Por qué es importante cuidar la reputación online?

Los clientes pueden comentar con libertad todo lo que deseen acerca de un producto o servicio y es ahí donde las experiencias juegan un rol fundamental para formar la reputación de una marca. Los principales factores a tener en cuenta son los siguientes:

  • La investigación online es cada vez más fuerte. Antes de decidir su compra, casi todos los usuarios comparan productos y servicios. Si una marca no tiene una buena posición ganada en la red, entonces será difícil de elegir.
  • La reputación online está vinculada al SEO. Buscadores como Google tienen en cuenta la reputación y organización interna de una marca, para determinar el posicionamiento de una página. Mientras más enlaces entrantes y comentarios positivos posee una web, más opciones de aparecer en los primeros puestos del buscador tendrá.
  • Influye en la imagen de marca. La gente suele confiar en los comentarios de otras personas y estos influyen directamente en el posicionamiento y la imagen mental que se forman.
  • Mantiene una relación directa con la fidelización. Para las marcas que cuentan con una buena reputación es más sencillo mantener la preferencia de sus clientes, que estos hablen bien de ella e incluso que las recomienden.
  • Genera confianza. A medida que una marca tenga mejores comentarios, siempre y cuando sean reales, más confiará la gente en ella y su índice de ventas será más alto.

¿Cómo se puede medir la reputación online?

Para saber lo que se dice en Internet sobre una marca y medir si su reputación es la adecuada, las siguientes herramientas pueden ser de gran ayuda:

Google Alerts: es una herramienta gratuita que establece alertas para los términos de búsqueda que se quiere monitorear (nombre de la empresa o las frases específicas relacionadas con su nicho). El servicio explora y extrae información de páginas web, blogs, o artículos relevantes.

Hootsuite: es una de las plataformas más conocida en el mundo de la gestión en redes sociales. Permite administrar y programar publicaciones en diferentes perfiles, pero también monitorizar las menciones de los usuarios sobre una marca, crear un panel personalizado o hacer búsquedas mediante las palabras claves. Ofrece una herramienta de analítica para ver tanto de forma instantánea como de forma general las métricas, medir crecimiento o supervisar tendencias. Tenemos disponibles dos versiones, la versión gratuita y la versión de pago.

SentiOne: ayuda a monitorear lo que los clientes y otros usuarios dicen sobre una marca. Permite el acceso a datos en tiempo real, históricos, así como rastrear menciones, perfiles sociales y otras palabras clave.

Reputology: permite a las empresas seguir, responder y analizar sus revisiones online con múltiples ubicaciones. Además de monitorear redes sociales, puede dar seguimiento al sitio de la marca, a las críticas negativas y a los comentarios positivos de manera más eficiente.

Para que una marca proyecte una buena imagen en la web es imprescindible analizar de manera profunda de los comentarios en línea para luego crear una estrategia. Recuerde responder siempre los comentarios, ya sean positivos o negativos. Eso le dará la credibilidad necesaria y servirá para interactuar con los usuarios.

¿Cuál es la mejor estrategia para mejorar la reputación online?

Es un gran error creer que un negocio que no tiene presencia en Internet se salvará del juicio mediático que provocaría una crisis de reputación. La exorbitante cantidad de consumidores que día a día se incorporan a este ecosistema digital es suficiente para provocar que una repentina turbulencia se convierta -si es que no es atendida- en una catástrofe para un negocio.

Para estar siempre prevenidos y evitar una crisis de reputación en Internet, lo más sensato es:

  • Tener siempre lista una estrategia o un plan de crisis en redes sociales a la que se pueda recurrir si es que se presenta una contingencia.
  • Recurrir a gestores de contenido idóneos que ayuden a definir de forma adecuada el tono de los mensajes de marca para enfocar acertadamente los temas con los que se dará apoyo a usuarios y potenciales clientes.
  • Una vez que se hayan leído y analizado todas las preguntas y sugerencias de los usuarios en redes sociales, lo ideal es escribir artículos informativos que ayuden a despejar esas dudas.
  • Procurar que los perfiles en redes sociales de la marca hayan sido completados, que los posts tengan información clara, precisa y que las imágenes que se utilicen sean siempre de buena calidad.
  • De acuerdo a cómo el rubro lo permita, una buena estrategia es compartir videos tutoriales, sesiones en vivo (streaming), cursos, videos tutoriales, etc. Este tipo de material es un aporte valioso para reforzar la reputación online de una marca.
  • Monitorear todo lo que se publica sobre una marca en Internet y en redes sociales es una excelente forma de conocer sus debilidades. Esto ayudará a definir la estrategia adecuada para enfrentar una posible crisis.

Sin embargo, más allá de las estrategias que se puedan adoptar por cuenta propia que, si bien pueden ayudar a prevenir un problema de reputación online o reducir sus consecuencias, lo idóneo es recurrir a un profesional en gestión de marcas con suficiente experiencia para transformar una crisis en una potencial oportunidad para destacar sobre el resto.

Y finalmente, recordemos que nadie va a hablar bien de un producto o servicio que no ofrezca realmente una buena experiencia. Por muy elaborado que sea el plan para comunicar una marca, no garantiza que logremos una conexión con el público. Por el contrario, cuando una empresa tiene una filosofía centrada en sus públicos clave, tiene más recursos para formar una buena reputación, ya sea en el mundo offline o en el digital.

Si le gustan nuestros blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puede unirse a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerse al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbase a nuestro boletín digital aquí.

El post Reputación online: ¿en qué consiste y cómo protegerla? aparece en el blog de Trend | Agencia de PR & Reputación. ¿Necesita orientación o ayuda para su marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comuníquese con nosotros y le responderemos cuanto antes.

10 +1 ideas que todo PR debería considerar para su trabajo

10 +1 ideas que todo PR debería considerar para su trabajo

En la publicación anterior, escribimos a propósito de las 12 cosas que toda área de marketing debe saber sobre trabajar con una agencia de PR y hoy nos toca hacer un poco de introspección entre nosotros: las agencias de relaciones públicas.

En las siguientes ideas, vamos a rescatar algunas consideraciones que debemos tomar en cuenta para hacer de nuestro trabajo el mejor y tener a clientes satisfechos y a periodistas interesados por el buen contenido e historias relevantes que creamos.

¡Y aquí van!

  1. Ponte en lugar del periodista cuando crees una historia: Recuerda, no estás haciendo publicidad para tu cliente, para eso hay profesionales especializados. Tu función como PR es brindar un excelente contenido que sea atractivo al periodista y su audiencia y que, a la vez, se positivo para tu cliente. Mira a la prensa como tu aliada y a tu cliente como una fuente de información de lujo. Recuerda también que tú no debes rogar para obtener una publicación y que el periodista tampoco debe actuar como si te estuviera haciendo un favor. El PR se trata de una relación de colaborativa entre prensa y agencia donde ambas partes ganan.
  1. Conoce a tu cliente y lo que sucede a tú alrededor: Constantemente debemos crear historias, pero si no conocemos en profundidad sobre lo que vamos a hablar, entonces tendremos una pobre producción de contenidos. Lo mejor que puedes hacer es darte el tiempo necesario (pero no abuses, eh) para conocer a tu cliente y sus productos, procesos, servicios, espíritu y ADN de su marca. Eso hará que luego exista una meta comunicación entre ambos y las cosas fluyan. Además, preocúpate por saber cuáles son las fechas importantes, eventos, temporadas y demás que están relacionadas con la marca. Todas ellas son excelentes oportunidades para generar buenas y noticiables historias.
  1. No te lances sin haber consultado antes a tu cliente: A veces, la emoción nos embarga y tomamos decisiones proactivas Recuerda que el botón send es poderoso y puede ser muy riesgoso lanzar información sin haber tenido la aprobación final del cliente. Parece obvio, pero puede pasar. Recuerda que en tus manos está el poder y responsabilidad de construir una buena reputación para tu cliente… o destruirla.
  1. Revisa, revisa y revisa la información antes de enviarla: Esto tiene que ver mucho con el punto anterior. Una diferencia en un cero o cualquier cifra o cita, podría llevar a tu cliente a tener una crisis de comunicación y reputación. Por eso, sé muy cuidadoso al momento de manejar estos datos y, si no estás seguro, espera, consulta y verifica con el encargado de la cuenta que todo esté correcto antes de mandarlo.
  1. Elige el formato correcto para la acción con la prensa: Aquí tienes que tener mucho cuidado y evaluar cuál es el motivo y mensaje que deseas comunicarle a la prensa y qué tipo de acción amerita. Por ejemplo, todo no merece la organización de una conferencia de prensa. ¿Te imaginas una sala vacía? Eso sería terrible para ti como PR y también para tu cliente, un golpe directo a la autoestima de comunicador. Existen muchas herramientas como entrevistas one to one, reportajes, notas, y más que te permitirán generar buenas historias y contenidos atractivos.

graficaB

  1. Más no siempre es mejor: No siempre tener una mayor cantidad de impactos se traduce en mejores resultados para tu cliente. En todo momento debe primar la transparencia y saber cuáles son realmente los medios idóneos para que el contenido generado con tu cliente, tenga un espacio informativo. Existen muchos medios y cada uno de ellos tiene un tipo de público que lo consume. Fíjate si ese público está alineado con las necesidades de tu cliente y, si es así, adelante. A veces es mejor tener menos impactos, pero de mejor calidad a tener muchos impactos en medios que son irrelevantes o de relleno para tu cliente.
  1. Usa las redes sociales para aumentar tus contactos: Hace mucho tiempo que Internet dejó de usarse solo para mandar correos. Sácale provecho a sus redes sociales y enriquece tus redes de contactos. Por ejemplo ¿Hace cuánto que no actualizas tu Linkedin? ¿Te das tiempo para navegar y encontrar perfiles afines a tu trabajo? Seguro que usas Twitter ¿Cierto, no? Pero ¿Tienes listas? En esta red social están muchos medios y periodistas y pueden ser una excelente fuente de información y difusión de tu contenido. Además, existen diversas aplicaciones para sacarle provecho a los contactos y que son muy fáciles de usar. En un próximo post nos dedicaremos a este útil tema J
  1. Nunca prometas medios específicos: Sabemos que tu cliente tiene necesidades de comunicación y preferencias por ciertos medios de comunicación, pero es un error prometerle obtener una publicación en un medio específico. Por más que tengas un excelente contacto periodístico allí, nada ni nadie te asegura que tu información será usada como insumo por la prensa. Recuerda que la noticia pasa por muchos filtros y cualquier cosa puede suceder. Es mejor transparente y proponer varios tipos de medios y temáticas de acuerdo a las necesidades del cliente.
  1. Tienes la autoridad para decirle a tu cliente si un tema no es noticiable: Seguro que llevas tiempo trabajando en esto y has desarrollado un excelente olfato para saber qué temas funcionan y cuáles no. Parte de la buena relación con tu cliente, es la confianza que éste deposita en ti para que lo asesores y guíes en el (emocionante) mundo del PR. Entonces, si crees que algún tema propuesto por el cliente tiene pocas posibilidades de ser noticiable, es mejor que pongas paños fríos y le digas la verdad. Imagínate: si se crean expectativas que podrían no ser satisfechas, tu credibilidad y profesionalismo como PR podría verse dañado.
  1. Siempre ten un plan B, C y D: A menudo, puede suceder que las cosas no salgan como esperabas, por eso es muy importante que siempre tengas un plan de contingencia por si algo no funciona. Siempre ponte al menos en dos situaciones malas y planea una respuesta, salida o solución para cada una de ellas. Te ayudará a prever cualquier problema potencial y te salvará de pasar malos momentos con tu cliente o con la prensa.
  1. No dejes que se te escapen las buenas ideas: No lo neguemos, los PR somos creativos. Siempre estamos imaginándonos nuevos mundos, historias y muchas veces volamos sobre nuestras ideas. Pero seguro que te ha pasado que esa iluminación creativa fue interrumpida por una llamada o notificación y luego, sin más, desapareció. Para evitar eso, siempre toma apuntes, en una libreta o en cualquier aplicación de Smartphone. Incluso puedes hacerlo a la antigua y grabar notas de audio en tu teléfono. Personalmente prefiero tomar notas a mano, porque siento que fluyen mejor las ideas.

Y a ti ¿Qué otras ideas se te ocurren para hacer mejor nuestro trabajo?

3 errores que debes evitar para cuidar tu Reputación Online

3 errores que debes evitar para cuidar tu Reputación Online

Es casi seguro que las buenas y malas experiencias que los consumidores tienen con las marcas terminen en la web, generando percepciones positivas, negativas o neutrales a partir de los comentarios, interacciones y publicaciones que comparten en las redes sociales. Esto es cada vez más decisivo en la construcción de una buena reputación online.

En ese sentido, “lo primero que debe hacer una empresa es ser consistente entre lo que dice y lo que hace, entre su publicidad y sus experiencias con el usuario”, afirmó nuestro director director Augusto Ayesta A., a la revista Semana Económica.

imagen

Si quieres comenzar a cuidar tu reputación en la web, te dejamos estos tres errores que debes evitar desde ahora mismo:

  1. Nunca responder con frases predeterminadas (copy/paste) a las consultas o comentarios que formulan los usuarios a través de las redes. Lo recomendable es dar respuestas personalizadas.
  2. Borrar algún error o metida de pata. Los cientos (o miles) de usuarios que vieron tu post antes de que lo borres sentirán que los engañas o quieres hacer como si no hubiera pasado nada. Lo ideal es pedir las disculpas del caso y aceptar el error, por más pequeño que sea.
  3. No actualizar casi nunca el contenido, fotos y comentarios de tu página o dominio. Muchas empresas neófitas en este asunto cometen el error de crearse un perfil, página o espacio web o en Facebook (y muchos en Twitter también) y dejarlo abandonado por largos periodos de tiempo sin responder comentarios, sin postear nuevas actualizaciones de estado y sin subir foto alguna.

Recuerda que la reputación es acumulativa, es decir, todo lo bueno que vas haciendo se va sumando y todo lo malo también, por ende no eres bueno ni malo de la noche a la mañana, lo que sucede es que todas las experiencias de los usuarios terminan en Google y cualquiera que busque referencias de tu marca o empresa puede obtenerlas y basarse en la calificación de la misma para formarse una idea de la reputación de la empresa.

Ten presente que siempre cuentas con nosotros para contribuir a la gestión de la comunicación de tu marca y su reputación en medios offline y online.

Converse con Nosotros