fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe
El amor, los gatos y yo

El amor, los gatos y yo

Hace algunos años, si alguien me preguntaba si me gustaban los gatos hubiera dicho: soy más una dog person. Pensaba que los perros eran más juguetones, siempre te reciben cuando llegas a casa  y te aman incondicionalmente, hasta que llegó a mi vida Chimu (Chimu por chimuelo). Chimu era un gatito especial que siempre iba a la oficina de una amiga a que lo alimenten, era muy chiquito y a veces era difícil estar cerca de él porque tenía una enfermedad en los dientes que le ocasionaba muy mal aliento, sin embargo, era el gatito más cariñoso y comunicativo del mundo. Cuando lo conocí sentí que debía llevarlo a casa, hablé con mi esposo y decidimos adoptarlo. 

Cuando Chimu llegó a casa primero se asustó mucho y se escondía en el closet o debajo de los muebles, pero fueron pasando los días y poco a poco fue saliendo a compartir con nosotros, él era todo lo que yo creía que los gatos no eran, era cariñoso, tierno y siempre que llegaba a casa se subía a la cama y me abrazaba, era el gato más inteligente del mundo. Cuando estaba triste por alguna razón siempre me buscaba y rodeaba mi brazo con su patita, para mí era todo un ser mágico.

Todo era felicidad hasta que un día simplemente dejó de comer, Chimu pasó más de 8 años en la calle y eso le pasó factura, lo llevamos al veterinario, buscamos muchas opiniones, lo internamos una semana en una clínica veterinaria especializada con la esperanza de que regrese sano a casa con nosotros, pero para él ya era tarde. Su diagnóstico fue daño renal y hepático, la veterinaria nos explicó que fue por los años que pasó en la calle sin comida, descuidado y fue así que un 9 de mayo del 2019 Chimu se convirtió en luz y energía bonita. Fue una transición muy  dolorosa, ya que era la primera vez que amé un gato y falleció a solo cinco meses de adoptarlo, me dejó una gran pena pero una poderosa lección: los gatitos son maravillosos, la calle no es su lugar y todos merecen un hogar donde los mimen y los atiendan como se merecen. Fue así que me prometí que cuando pasará la tristeza adoptaría un nuevo gatito y apoyaría a todos los gatos que pueda, fue así que llegaron a mi vida Baco y Dante. Baco es un gatito que fue abandonado en el mercado del Rímac y que una joven en su buen corazón le pagaba a un vigilante para que lo cuide de que los otros perros del mercado lo muerdan y Dante apareció un 25 de diciembre en la puerta de la abuela de mi esposo, tenía un mes de vida, lloraba por comida y hacía todo lo posible por entrar a la casa, no le importaba que haya 2 perros adentro, el todo un luchador logró llamar nuestra atención, entró a casa y en mi corazón, siempre digo que el fue el mejor regalo de navidad que el universo pudo darme.

Los gatos son magia y sinceridad pura,  si llevas uno a casa estoy segura de que no te arrepentirás, es más, estoy segura de que querrás adoptar muchos más y vivir en una casa llena de pelitos y de amor. 

Este Día del Gato elige llenar de magia tu casa y dale la oportunidad a un gatito sin ella.

PR, Siempre PR

PR, Siempre PR

Hace algunos años, cuando era una pequeña niña a la que no le gustaban los números ni las clases de educación física, siempre que alguien me preguntaba qué sería de grande, respondía que quería ser arqueóloga, actriz, forense o salir en la televisión. Realmente no tenía muy claro lo que quería ser, pero sí tenía súper claro lo que quería hacer.

¿Qué era? Yo quería que, en lo que sea que trabajara, se pudiera hablar con mucha gente, salir a muchos lugares y siempre conocer algo nuevo. En ese momento, y hasta que tuve 21 años, no sabía exactamente que lo que tanto quería era ser Relacionista Pública, profesión que muchos conocen con las siglas de PR.

Cuando inicié, no tenía muy claro de qué trataba. Primero pensé que se trataba de solo colocar notas en medios de comunicación. Ya con los años y la experiencia, me di cuenta que los PR éramos y somos una especie única y que tenemos habilidades que más de un astronauta envidiaria.

Somos estrategas:

Aunque mucha gente crea lo contrario, sacar a una empresa en medios de comunicación de forma gratuita  no es una cosa fácil. Responde a una estrategia que nos ha quitado varias horas de sueño y a una gran red de contactos que demora años en construirse.

Tenemos el superpoder de la paciencia:

Desde que inicie en esta noble y maravillosa profesión, he escuchado a más de uno preguntar: ¿Cómo lo haces? ¿No te molesta que algunos clientes sean tan intensos? ¿No te frustra que tu marca no salga en los medios que el cliente quiere? No mentiré; más de una vez me he puesto a llorar en el baño de la oficina  pensando que las cosas no van a pasar , que todo está mal y que debería dedicarme a otra cosa que me dé más dinero y me quite menos horas de sueño. Pero cuando me calmo y tomó aire, recuerdo que las relaciones públicas son como tejer una hermosa manta de lana: debes tener mucha paciencia y mover tus hilos de forma correcta. Si lo haces con paciencia y amor, de alguna forma mágica esa madeja de lana se va a convertir en una hermosa manta que te abrigará varios inviernos.

Siempre novios:

No sé cómo lo vea la mayoría de PRs pero, para mí,  el cliente debe ser tratado como el novio con el que soñaste de chica. Siempre debes recibirlo con una sonrisa, colaborar con él en sus momentos de crisis y estar siempre presta a ayudarlo en lo que necesite. Eso sí, si “tu novio” necesita que le hables de forma clara y firme, también debes hacerlo. El amor no es solo besos y abrazos, tambien es apoyo y, a veces, mano dura. 

¡Feliz día, PRs! Saludos a todos mis compañeros, que en estos momentos difíciles trabajan duro y hacen esfuerzos realmente notables por no perder la sonrisa.