+51 991 664 782 info@trend.pe
Qué es el credo corporativo y cómo se aplica en las organizaciones

Qué es el credo corporativo y cómo se aplica en las organizaciones

Vivimos en un mundo y sociedades interconectadas. Lo que pasa en una ciudad del este de Asia puede repercutir en la región La Libertad, Perú. El comercio de productos y servicios es global, y es por eso que las empresas han evolucionado en su formación.

Al comienzo solo tenían como objetivo generar ganancias, luego se preocuparon del bienestar de sus trabajadores y sus familias, después por el medio en el que desarrollan sus actividades y ahora tienen que cumplir con una serie de regulaciones para poder ganarse el respeto y la credibilidad de sus stakeholders.

A esa guía la conocemos como credo corporativo. Y como todo credo, es una brújula que nos da los parámetros dentro de los cuales nos vamos a manejar como empresa. Este credo puede ser parte de nuestra visión y misión o puede ser un conjunto de “normas” aparte. Entrecomillamos normas porque el credo no es un reglamento, sino una guía.

¿Cómo nace el credo corporativo?

Ante una crisis de reputación bastante grave, la farmacéutica Johnson & Johnson elaboró un manual que respondiera de manera eficaz y eficiente a los usuarios de su producto Tylenol. En ese documento se leía en primer lugar, “Creemos que nuestra primera responsabilidad es con los pacientes, médicos y enfermeras, con las madres y los padres, y todos aquellos que utilizan nuestros productos y servicios”.

Esa porción del credo aún se puede leer en todas las filiales de la empresa norteamericana alrededor del mundo.

Desde ese ejemplo, en el que se demostró que, sin valores éticos y humanos, las ganancias no servían de nada porque se perdía el mayor activo de la compañía, su reputación, todas las empresas vieron la importancia de contar con una guía ética.

Como toda guía moral y ética es importante que desde la alta gerencia hasta los practicantes conozcan y entiendan el credo que elaboramos en nuestras organizaciones. Así cada decisión que se tome se hará teniendo al credo presente.

¿Qué significa el credo corporativo para las empresas?

Este credo tiene que representar de manera fiel lo que queremos transmitir como empresa. Nuestros valores, nuestra ética, nuestros principios, nuestra manera de trabajar, de producir y, sobre todo, de relacionarnos con la sociedad. Por ejemplo, nuestra visión sobre la equidad de género, sobre la conservación del medio ambiente o sobre la responsabilidad corporativa ante eventos nacionales.

En este manual ético deben estar contempladas las situaciones más probables por las que podamos pasar en el futuro, sin embargo, también es un documento que necesita revisarse regularmente. La sociedad está en un constante cambio y cada vez se le pide más a las empresas y a las grandes corporaciones. Un escenario que hoy es altamente probable y que hace diez años no lo era tanto es el hackeo de los datos personales de nuestros clientes, proveedores o colaboradores. Hace diez años no teníamos previsto incluir ese tema en nuestro credo, pero hoy es una de las principales preocupaciones de quienes manejan información sensible.

Por lo tanto, el credo como nuestras mismas organizaciones son seres en constante evolución. Siempre debe tener las respuestas a nuevas dudas. También debe ser elaborado con distintos perfiles, no solo el corporativo. Debe tener una visión global, local y ciudadana; con la mirada puesta en la tecnología y los derechos humanos. Con visión económica y social.

¿Por qué es importante esto? Como mencionamos al comienzo del texto, vivimos en un mundo interconectado y somos parte de una sociedad local y otra global. Debemos de estar en sintonía con ellas, es parte de nuestra reputación corporativa.

Cómo definir un credo corporativo iniciando desde cero

Si somos una empresa que recién está en formación, podemos incluir a todas las personas que colaborar con nosotros para elaborar el credo de la empresa. Cada área podría enfocarse en sus retos, necesidades, obstáculos y sobre todo, qué es lo que los motiva a trabajar en nuestra organización y esa área específica. La lluvia de ideas es una herramienta útil para este proceso.

Otra característica importante que debemos considerar a la hora de elaborar nuestro credo es que no debemos de redactar en negativo. Ni cuando hablemos de desempeños por debajo del nivel esperado de algún colaborador o cuando toquemos lo referido a la relación con clientes externos.  Si podemos mencionar, de manera general, las medidas que se adoptarán en cada caso.

Una vez definido, comunicarlo y aplicarlo día a día

Debemos recordar que tanto en la elaboración como en la implementación del credo hay un elemento fundamental, la comunicación. Si recién comenzamos con la redacción de éste, comunicarlo a nuestros trabajadores y proveedores es de vital importancia. Así también en la etapa de implementación, nuestros clientes y colaboradores debe conocer de la manera más transparente posible nuestro credo. Al final de cuentas, es nuestra principal carta de presentación. Y en ocasiones, puede ser incluso más potente que nuestra estrategia de publicidad o marketing al momento de generar ventas.

Lo más importante que debemos saber sobre el credo corporativo es que no lo podremos elaborar si es que no tenemos claro cuáles son los objetivos nuestra empresa, cuál es nuestra visión y misión y, lo más importante, cuáles son y serán nuestros compromisos con nuestros clientes internos, con nuestros clientes externos, proveedores y la sociedad en general. ¿Cuál es la filosofía corporativa que nos guía?

Si te gustan nuestros blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puedes unirte a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerte al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbete a nuestro boletín digital aquí.

El post Qué es el credo corporativo y cómo se aplica en las organizaciones aparece en el blog de Trend | Agencia de PR & Reputación. ¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comunícate con nosotros y te responderemos cuanto antes.

¿Cuál es el indicador ideal en las relaciones públicas?

¿Cuál es el indicador ideal en las relaciones públicas?

Lo que no se comunica no existe; lo que no se mide, tampoco. Este es el reto constante en las comunicaciones de hoy. Un mundo tradicionalmente de aspectos intangibles que deben de ser valorados para saber si se han logrado los objetivos previstos y poder tomar decisiones estratégicas. Por eso, en las empresas, los llamados KPIs (Key Performance Indicators o Indicadores Clave de Desempeño) necesitan estar alineados con las metas que persigue la organización para así poder ofrecer información relevante del impacto de las acciones comunicacionales trazadas.

Existen diversas métricas que aportan datos a las acciones de Relaciones Públicas y muchas de estas se basan en la relación con los medios, es decir la forma en que la prensa escrita, la radio, la televisión y los medios digitales presentan ante la opinión pública a empresas, instituciones o personas. Evaluar las noticias, reportajes y entrevistas publicadas en los medios es un factor clave que demuestra el valor generado por los profesionales de la comunicación.

El ROI en las RRPP    

El retorno sobre la inversión (ROI) es una definición financiera que compara el beneficio o la utilidad obtenida en relación a la inversión realizada, ​es decir, representa una herramienta para analizar el rendimiento que la empresa tiene. Cuando se diseña una estrategia de relaciones públicas se busca obtener una mayor visibilidad, un mejor reconocimiento de marca y, un mayor engagement con la audiencia. Pero, ¿cómo podemos saber si se han logrado estos tres puntos en la empresa? ¿Es posible medir el ROI de una campaña de relaciones públicas? Para conocer el impacto de una estrategia de relaciones públicas es fundamental tener en cuenta estas tres variables: alcance, engagement y acción.

  1. Alcance: Si la comunicación no llega al mayor número de personas del grupo objetivo, la estrategia de la empresa no habrá valido de nada. Herramientas como Google Analytics nos ayudan a conocer el número de destinatarios a los cuales le llega la información y muestra tanto los datos sobre el impacto como las menciones de la marca. Además, esta herramienta también analiza los cambios que se producen en los patrones de búsqueda por parte de los usuarios, las que aportan mayor número de visitas, entre otros tipos de búsquedas.
  2. Engagement: Tan importante como medir el alcance del contenido generado por una marca es analizar el efecto que genera en la audiencia. Los retuits, likes y otras interacciones sociales demuestran el grado de compromiso del público objetivo con la marca, y dan una idea de qué tan sólida es la comunidad que se está construyendo con sus potenciales clientes. Una de la herramientas que se pueden usar para medir esta variable es OCC Pulse.
  3. Acción: Otra de las métricas que debemos tener en cuenta a la hora de medir el ROI de una campaña de relaciones públicas, es la acción. Este aspecto se refiere a la implicación de la audiencia con respecto a la estrategia. Esta variable es, por lo tanto, la que ofrece un resultado tangible para la empresa. Se aplica al compartir contenido en redes sociales, interactuar con un post en un blog, revisar la fuente de tráfico de una web, entre otras. Una herramienta primordial para medir esta variable es SharedCount.

Aparte de estas tres variables o métricas fundamentales que se deben tomar en cuenta para medir el impacto de una estrategia de relaciones públicas existen muchas otras más, de las cuales podemos mencionar:

  • Valor Publicitario Equivalente (VPE): Es la métrica más usada por los profesionales de las Relaciones Públicas Consiste en un estimado de lo que se hubiera tenido que pagar al medio por el espacio que ocupó la información y, junto con  ello, se entrega un análisis que determina cuánta de la información fue positiva, negativa o neutral. La Asociación Internacional para la Medición y Evaluación de la Comunicación (por sus siglas en inglés AMEC) en su cumbre mundial del 2017 pidió erradicar el uso de esta métrica por considerarla no válida, pero a pesar de ese pedido su eliminación total no se ha podido realizar debido a lo estandarizado que esta métrica se encuentra en la profesión. Para medir el VPE podemos usar Cuamia, herramienta online que calcula el valor económico de una mención redaccional en un medio de comunicación online, así como en blogs y redes sociales.
  • Awareness: Denota el conocimiento, percepción o recuerdo de una marca o mensaje, es decir mide la presencia de la marca, como por ejemplo las menciones de la marca a lo largo del tiempo.
  • Mindshare: Con la cual comparamos nuestra marca, cliente o empresa con la competencia. Medimos, por ejemplo, las menciones de un producto frente a los de la competencia.
  • Reputación: Es la opinión, fundada o no, que algo o alguien goza en un conjunto social, y es culturalmente construida. La buena reputación es sinónimo de prestigio, notabilidad y buen nombre; la mala reputación equivale a deshonra o descrédito. Mantener una estrecha atención en la reputación (la buena) de un cliente es muy importante para el éxito de la marca. En esta métrica analizamos el sentimiento que el público siente por una empresa.
  • Tráfico: Cuando nos referimos a tráfico estamos hablando del flujo que recoge toda la información que dejan los visitantes de un sitio web: visitas únicas, tiempo de permanencia, dónde hacen click, etc. Cuando hablamos de tráfico hablamos de todo y necesitamos el resto de métricas para analizarlo correctamente.
  • SEO: El Search Engine Optimization (SEO) es la práctica de utilizar un rango de técnicas, incluidas la reescritura del código html, la edición de contenidos, la navegación en el site, campañas de enlaces y más acciones, con el fin de mejorar la posición de un sitio web en los resultados orgánicos de los motores de búsqueda.
  • Amplificación social: Surge cuando las personas comparten o les gusta en redes sociales. La cobertura socialmente compartida tiende a ser una cobertura que conecta con el público objetivo del cliente. Aquí podemos medir el número de compartidos de una red social.
  • Conversiones: Una conversión ocurre cuando un visitante del sitio web realiza algún tipo de acción, ya sea llenando un formulario o descargando un contenido. Aquí analizamos el contenido generado para determinar las menciones a nuestro cliente en artículos de flujo convertido.

Cómo conclusión…     

Si en algún momento crees que tu empresa no está yendo por el buen camino de la comunicación, los indicadores de desempeño son tus mejores aliados. Si no medimos bien el resultado de nuestras acciones de comunicación o el funcionamiento de las campañas que implementamos, no podremos optimizar el trabajo que hacemos porque será complicado contar con información correcta que nos sirva de guía para mejorar la estrategia. 

Si te gustó nuestro blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puedes unirte a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerte al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbete a nuestro boletín digital aquí

El post ¿Cúal es el indicador ideal en las relaciones públicas? aparece primero en el blog de Trend | Agencia de PR & Reputación.

¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comunícate con nosotros y te responderemos cuanto antes.

 

Por qué incluir a las Relaciones Públicas dentro de la planificación estratégica de tu empresa

Por qué incluir a las Relaciones Públicas dentro de la planificación estratégica de tu empresa

Todas las organizaciones tienen el propósito de alcanzar sus objetivos y metas trazadas, y para ello requieren implementar una planificación estratégica con todos los elementos que la compañía considere convenientes para responder efectivamente ante las necesidades de los mercados donde opera.

Dentro de una adecuada planificación es necesario considerar a las Relaciones Públicas (RR.PP o PR, en sus siglas en inglés), cuyo objetivo es la consolidación y proyección de la imagen de la organización, y el desarrollo de relaciones sostenidas y mutuamente beneficiosas con sus diversos stakeholders. Elaborar un plan de PR requiere de un pensamiento creativo, una estrategia, acciones tácticas, un presupuesto adecuado y la capacidad de anticiparse y actuar con rapidez en momentos de crisis.

Ojo: no confundir Publicidad con Relaciones Públicas

A pesar de que cada vez más empresas toman en cuenta a las Relaciones Públicas, aún existen algunas que la siguen confundiendo con la publicidad tradicional. Muchas veces porque no conocen de qué forma esta las pueda ayudar, desconociendo incluso lo rentable que puede resultar esta disciplina frente a otras prácticas de publicidad o marketing.

Mientras que la publicidad es un conjunto de estrategias orientadas a dar a conocer productos y servicios a través de la recordación, persuasión e información, las Relaciones Públicas trabajan por comprender la forma en la que los distintos grupos de personas interaccionan con la empresa y mejorar esta relación a través de la comunicación. Tanto la publicidad como las RR.PP son dos actividades distintas, pero complementarias, que puede tener una organización.

Sin embargo, es muy importante aclarar que, en el contexto de transformación digital que vivimos, existen muchas zonas grises en la práctica de disciplinas como la publicidad, el marketing, las relaciones públicas y otras formas de comunicación. En ese sentido, el mercado exige cada vez más una visión integradora de la marca, que encuentre soluciones en múltiples canales en simultáneo, ya sean estos tradicionales o digitales.

¿Cómo implementar un plan de PR?

Para crear un correcto plan de Relaciones Públicas se necesita haber definido bien los objetivos y metas de la empresa, estos deben ser los pilares con los cuales trabajen, también hay que tomar en cuenta a los diferentes stakeholders y todas sus partes interesadas como su público interno, clientes potenciales, proveedores, entre otros.

Una vez establecido lo anterior, podemos desarrollar una serie de estrategias (conjunto de acciones muy meditadas, encaminadas hacia un fin determinado) y tácticas (procedimientos o métodos que se sigue para conseguir un fin determinado). Cuando ya tengamos definidos estos puntos procedemos a definir los mensajes claves de acuerdo al tema que deseemos comunicar y que pueden variar según los públicos a los cuales va dirigido.

Para que el mensaje correcto llegue a la audiencia deseada, el área de relaciones públicas debe contar con una serie de conexiones claves entre los diversos tipos de stakeholders (medios de comunicación, autoridades, instituciones, mundo académico, etc.) de la empresa, de tal modo que puedan compartir y socializar los diversos discursos, posiciones e intereses propios de la compañía.

Para cumplir con esta estrategia elaboramos también un presupuesto (que requiere un apartado de gastos extras) para las actividades que nos ayuden a cumplir lo planeado. En un buen plan de PR, es indispensable incluir también una planificación de crisis, y llevar un control de todas las actividades que involucra una campaña determinada a través de una lista de tareas y un calendario detallado.

¿Para qué sirven las relaciones públicas en una empresa?

Las Relaciones Públicas nos ayudan a hacer estratégica la comunicación interna y externa de una empresa y a construir la identidad de la misma a través de los mensajes correctos en los medios y audiencias adecuadas, que la ayudarán a diferenciarse de su competencia o a conseguir más y mejores clientes y aliados. Pero, sobre todo ayudarán a que como marca formemos relaciones sanas, constructivas y sostenidas con otras personas, empresas y organizaciones, asegurando así la viabilidad de nuestro proyecto a lo largo del tiempo.

El avance de la tecnología también ha hecho que las formas de aplicar las Relaciones Públicas en una organización varíen. Son muchas las posibilidades que ofrece la tecnología para las relaciones públicas, podemos destacar aquellas que suponen una nueva forma de relacionamiento y experiencias entre la empresa y el cliente. Por ejemplo, a través de realidad virtual (VR) los periodistas podrían conocer la nueva sede de una empresa sin tener que trasladarse a visitarla.

Si hasta el momento no has prestado la atención necesaria a las Relaciones Públicas en tu empresa, esperamos que con estos argumentos no tengas dudas sobre el real e importante papel que juega esta disciplina dentro de la comunicación integral de tu organización.

Si te gustó nuestro blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puedes unirte a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerte al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbete a nuestro boletín digital aquí.

El post Por qué incluir a las Relaciones Públicas dentro de la planificación estratégica de tu empresa. aparece primero en el blog de Trend | Agencia de PR & Reputación.

¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comunícate con nosotros y te responderemos cuanto antes.

 

Converse con Nosotros