+51 991 664 782 info@trend.pe
No todo es malo: las buenas prácticas del deepfake

No todo es malo: las buenas prácticas del deepfake

Los videos deepfakes más creados y usados son los que tienen como protagonista a un actor o a un político diciendo algo que no dijo (generando falsas noticias), haciendo algo que no hizo (creando malentendidos) o participando en actos sexuales (videos pornográficos). Sin embargo, no todos los usos de esta tecnología basada en Inteligencia Artificial (IA) son negativos, algunos pueden tener una aplicación legítima para el entretenimiento, educación e incluso la salud.

Origen cinematográfico

Esta técnica fraudulenta tiene su origen en el mundo de la investigación con aplicaciones prácticas en el mundo del cine. Un ejemplo reciente lo tenemos en la última película de la saga Star Wars,  Rogue One: una historia de Star Wars (2016) donde Carrie Fisher, la conocida princesa Leia, ya había fallecido durante su rodaje, por lo que hubo que hacer uso de esta técnica para hacerla aparecer en la pantalla grande en las escenas que tenía pendientes grabar. 

Otro ejemplo claro lo tenemos en el 2010 con la cinta Tron Legacy, secuela de la película Tron, de 1982, que destacó en su tiempo por sus efectos especiales y animaciones computarizadas que recrearon la historia de Kevin Flynn (Jeff Bridges) quien es absorbido al ciber mundo digital intrínseco en una máquina de videojuegos, quedando atrapado en él. 

La dificultad -debido al guión- surgió en Tron Legacy porque no solo tenía que aparecer el personaje de Jeff Bridges viejo, sino también el joven, representando un avatar computarizado llamado Clu, copia y calco de Kevin Flynn, que no ha envejecido. El problema se resolvió con un actor que tuvo que interpretar el cuerpo de Clu durante la película y al cual se le superpuso una recreación digital de un joven Jeff Bridges, creado desde imágenes del rostro del actor en su juventud. 

El uso de tácticas de inteligencia artificial (IA) por medio del deepfake dio como resultado un transplante de cabeza por métodos digitales, que prácticamente adjudica a cada actor la facultad de interpretar casi cualquier papel a cualquier edad. Bridges días antes del estreno de la cinta declaró sentirse asombrado por haber encontrado un santo grial de la eterna juventud. “Es rarísimo. Es una noticia maravillosa para mí, porque ahora significa que puedo interpretarme a mí mismo a cualquier edad”, sostuvo.

Deepfakes para diagnósticos médicos

Estudios recientes de investigadores del Instituto de Informática Médica de la Universidad de Lübeck (Alemania) han propuesto un nuevo uso de estas prácticas tecnológicas. Según la investigación, los algoritmos de un deepfake podrían sintetizar imágenes altamente realistas que podrían tener beneficios importantes para el diagnóstico médico.

“Estos algoritmos son excelentes para la coincidencia de patrones en imágenes; porque pueden entrenarse para detectar diferentes tipos de cáncer en una tomografía computarizada, diferenciar enfermedades en las resonancias magnéticas e identificar anomalías en una radiografía”, sostiene el informe de dicha investigación.

Impartir clases mediante deepfakes

El auge de las plataformas de MOOCs (acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses o cursos online masivos y abiertos, es decir cursos a distancia, accesibles por internet al que se puede apuntar cualquier persona y prácticamente no tiene límite de participantes) han provocado un aumento de la producción de vídeos destinados a fines educativos, pero que estos tengan un aspecto profesional requiere de una gran inversión en materiales y tiempo de grabación y edición, así como de una adecuada selección de localizaciones.

Dos investigadores de la plataforma de e-learning Udacity, Byung-Hak Kim y Varun Ganapathi, analizaron que podría resultar rentable buscar un modo de abaratar y al mismo tiempo agilizar la creación de esta clase de videos. Y lo lograron recurriendo a la inteligencia artificial para generar automáticamente nuevos vídeos a partir de una muestra de imágenes y un archivo de audio con la lección en cuestión.

Es decir se valieron de las técnicas de los deepfakes. “Con el método actual de elaboración de clases, un sistema de IA que automatice parcial o totalmente la generación de vídeos de lecciones podría ser extremadamente más beneficioso que volver a grabar cada vídeo de nuevo”, sostuvieron los especialistas.

Deepkafes y la ética

Según David Bray, director ejecutivo de la Human Centered Internet Coalition, “deberíamos pensar en códigos de ética para diferentes temáticas tecnológicas. La idea es que las personas que trabajan en este sector, como ocurre en la medicina o el derecho, tengan un código de ética independiente al que mantienen las organizaciones o empresas para que sin importar dónde se empleen, apliquen cosas como pedir permiso antes de usar los datos de algún usuario o no usar la información para herir a las personas”.

Si te gustó nuestro blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puedes unirte a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerte al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbete a nuestro boletín digital aquí

El post No todo es malo: las buenas prácticas del deepfake aparece primero en el blog de Trend | Agencia de PR & Reputación. ¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comunícate con nosotros y te responderemos cuanto antes.