fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe
¿Cómo desarrollar la autonomía en niños y adolescentes?

¿Cómo desarrollar la autonomía en niños y adolescentes?

La responsabilidad y la libertad son dos de los valores más importantes para todos los niños y adolescentes. Por esto, deben ser inculcados como parte de su desarrollo educativo. Ambos están relacionados con la formación de la autonomía, que le permite al estudiante obtener las capacidades necesarias para enfrentar los retos del mundo actual por sí mismo.

“La autonomía no solo les permite valerse por sí mismos para desenvolverse en su entorno, sino que también les da la capacidad de ser responsables a nivel personal y social. Un niño autónomo asume la responsabilidad de sus actos y acata las consecuencias de sus propias decisiones”, explica Ricardo Zevallos, especialista de Ediciones Corefo.

Esto es especialmente importante para este año escolar, pues -en el corto plazo- las clases a distancia continuarán y esta modalidad depende mucho del compromiso del estudiante y de su capacidad de adaptación. Para esto, el especialista de Ediciones Corefo, brinda las siguientes recomendaciones a los padres de familia.

Tareas a su medida

La autonomía se demuestra en distintos ámbitos y a lo largo de toda la vida. Sin embargo, esta se trabaja de diferentes modos dependiendo de la edad del niño(a). Por ejemplo, un pequeño de inicial o de los primeros grados de primaria, puede empezar por ocuparse de su propia higiene, elegir su ropa o limpiar su habitación, sin necesidad de que su padre o madre se lo recuerden. Para un adolescente de los últimos grados de secundaria, implica en cambio, organizar de manera eficiente su horario, desarrollar técnicas propias de estudio o tener la iniciativa de investigar carreras o universidades.

Fomentar distintos intereses

Realizar actividades adicionales a las clases escolares es una excelente manera de que el niño o adolescente aprenda la importancia de organizar su tiempo y, a la vez, desarrolle capacidades distintas que le permitirán enfrentar desafíos a futuro. Esto va desde el aprendizaje de un nuevo idioma que no se encuentra en la currícula escolar, hasta habilidades digitales necesarias para profesionales del futuro, como la programación.

Desarrollar competencias interpersonales

Las habilidades blandas son tan importantes como los conocimientos adquiridos. Un adulto autónomo es capaz de respetar a los demás, expresarse de manera apropiada, dar una opinión contraria sin faltar el respeto, demostrar empatía y ser confiable. Todas estas virtudes le permitirán al niño o adolescente desenvolverse a lo largo de su vida.

Hacer tareas en el hogar

Un adulto independiente se forma desde la infancia. Cualquier niño puede realizar -no ayudar, sino llevarlas a cabo- tareas domésticas que van desde barrer, limpiar, lavar platos o hacer preparaciones simples en la cocina que no impliquen fuego o cuchillos. Así, cuando se independice, estas tareas serán cotidianas y no dependerá de otra persona para realizarlas. Esta es también una manera de formar su carácter.

Demostrar amor

Esto es algo que padres y madres deben tener siempre en cuenta. Una persona independiente y autónoma es también una persona con una salud emocional estable, capaz de demostrar sus sentimientos a su entorno de manera sana. Esto solo es posible si ha crecido en un ambiente amoroso, con una familia que se ha preocupado por él o ella y lo ha motivado a mejorar siempre.

Nota publicada originalmente en el diario OJO: https://cutt.ly/rnfE31W

Consejos para una sana convivencia familiar

Consejos para una sana convivencia familiar

Este año, volvieron los almuerzos familiares sentados a la mesa, las tardes de ocio compartido y los domingos volvieron a ser días dedicados a pasar tiempo unidos. Sin embargo, esto no se ha dado sin conflictos y dificultades.

“Esta etapa de distanciamiento social se ha convertido en un reencuentro con las personas con las que convives. El distanciamiento social no implica el distanciamiento afectivo. Es algo que hemos visto y no debería ocurrir: padres y niños emocionalmente separados a pesar de estar en un solo espacio. En esta época, debe haber mucha más comunicación para hacer de este confinamiento algo mejor”, explica Carol Leyla, psicóloga de Ediciones COREFO.

En el marco del Día de la Salud Mental, que se conmemora cada 10 de octubre, la especialista nos da una serie de recomendaciones para mejorar la convivencia en casa y cuidar el bienestar emocional y mental de todos los miembros de la familia durante estos meses complicados.

Analiza tu interior

Es importante que llevemos a cabo un proceso de introspección y analicemos cómo está la relación personal con nosotros mismos. A veces, alguien no se soporta a sí mismo y por eso no es capaz de construir una buena relación con los demás. Gracias al autoanálisis, nos daremos cuenta si tenemos que trabajar en esto primero, incluso antes de pensar en formar relaciones interpersonales. Recuerda: nadie da lo que no tiene. 

Separa el trabajo y el hogar

Llevar problemas del hogar al trabajo y del trabajo al hogar solo aumenta el nivel de estrés que sentimos. Lo mejor es aprender a separar los dos ámbitos, incluso con la dificultad que implica esto en un contexto de teletrabajo. Antes de la pandemia, se solía criticar mucho a los padres sobre el poco tiempo que pasaban con sus niños. Hoy, varios de ellos están juntos las 24 horas pero esto no asegura tiempo de calidad si en esos momentos solo se habla de problemas que se dan en casa o la oficina.

No dejes de lado las ocasiones especiales

Incluso si no hay reuniones familiares y amicales, las fechas especiales no deben ser olvidadas. Cumpleaños, aniversarios y otras festividades pueden ser una excusa para que las personas que viven en el mismo hogar dejen sus obligaciones por un momento, compartan una cena y pasen un buen momento juntos. 

Promueve actos de amor

Tampoco es necesario esperar a una fecha especial para demostrar amor a alguien. Parejas de esposos pueden darse regalos espontáneos, los niños pueden dejar de lado la computadora o el celular para conversar con sus padres. Los adultos mayores son quienes más afecto necesitan durante esta pandemia, pues además de tratarse de la población de mayor riesgo, suelen sufrir por la falta de empatía y calor familiar.

Llega a acuerdos

Todos los miembros de la familia tienen sus propias necesidades y obligaciones que cumplir en el hogar. Es importante ponerse de acuerdo para delegar tareas y dejar tiempo libre al ocio y entretenimiento personal. Papá y mamá deben ser un ejemplo y fijar normas de convivencia. Es vital que estén de acuerdo acerca de las reglas a cumplir y no se desautoricen el uno al otro.