fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe
Temblor en Cañete: Lo que los edificios deben tener para evitar colapsos

Temblor en Cañete: Lo que los edificios deben tener para evitar colapsos

Cerca de las 10 de la noche del último martes, Lima fue sorprendida con un intenso temblor, que tuvo como epicentro el sur oeste de Cañete, Mala. Tras el susto, ya que desde hace algún tiempo no se percibía un movimiento telúrico fuerte, las personas empezaron a compartir imágenes de cómo el sismo había impactado.

En la ciudad del epicentro, los vecinos tuvieron que dormir fuera de sus casas por el miedo a las réplicas y los daños inmediatos que sufrieron las viviendas.

Las imágenes captadas en diversas zonas de Lima resultaron impactantes, y la que más llamó la atención fue la de un edificio en el distrito de Jesús María.

El inmueble, ubicado en la intersección de la Avenida Huiracocha con San Felipe, fue afectado tras el desprendimiento de restos de cemento que revestían la junta sísmica de la construcción, lo cual causó preocupación. El material que se desplomó originó daños en los vehículos estacionados en la zona. Sin embargo, la junta sísmica de este edificio cumplió su función y evitó una tragedia.

Importancia de las juntas sísmicas

Las juntas sísmicas son diseñadas por ingenieros estructurales y responden a las características de una construcción. Se debe tomar en cuenta el alto y la base del edificio. En el caso de un sismo, la separación de los bloques evita un colapso y un choque entre ellas.

La junta sísmica “se hace a través de un cálculo matemático sustentado en cómo se comporta el edificio ante un terremoto o sismo”, explica el arquitecto colegiado Ezio Queirolo Ginés a Perú21.

La estructura está normada en el Reglamento Nacional de Edificaciones, donde se precisa las características que debe tener una construcción de acuerdo al tamaño planificado. Además, se hace una simulación del comportamiento del inmueble ante un sismo o terremoto.

En el caso del edificio de Jesús María, la junta sísmica funcionó de manera adecuada. Si bien el desprendimiento del material utilizado para el tarrajeo puede generar angustia, en la construcción en mención se trató específicamente de un tema estético.

La junta de separación sísmica es el espacio entre edificios en el que se espera que haya movimiento. (Foto: Lino Chipana/GEC)
La junta de separación sísmica es el espacio entre edificios en el que se espera que haya movimiento. (Foto: Lino Chipana/GEC)

“Las juntas sísmicas por lo general son de espuma o de tecnopor, materiales flexibles que pueden absorber cualquier tipo de vibración, y tienen una tapa metálica a lo largo de toda la construcción, que al momento de ocurrir un sismo pueden ser deformadas por el impacto y reemplazadas después”, aclara Queirolo.

La junta sísmica de este edificio, según se puede observar en las imágenes difundidas, no tendría el latón o tapa metálica que indica el arquitecto; sin embargo, colocaron una cobertura de cemento y pintura por tratarse de la fachada. “El sismo ha movido los dos bloques de los edificios y ese tarrajeo, al estar acuñado sobre un tecnopor o una espuma reventó, cuando revienta se ve una raya enorme. Se ve clarísimo toda una raya”, detalla Queirolo.

El especialista aclara que los habitantes de esta construcción “deberían estar tranquilos de tener una junta sísmica porque eso asegura que cuando ocurra un sismo el edificio se comportará de una mejor manera ante el movimiento”.

Ayuda profesional para nuestras construcciones

De acuerdo al arquitecto, toda construcción, desde una vivienda hasta un edificio, debería estar respaldada por profesionales que deben especificar y orientar si el diseño deseado es óptimo. Los ciudadanos y las autoridades deberían respetar el reglamento de construcción para evitar terribles impactos ante un movimiento telúrico.

“Todas las edificaciones en Perú, un país con alto riesgo sísmico, deben estar respaldadas por un arquitecto e ingeniero civil, que te va a garantizar que lo que tú estás construyendo es de calidad y durará”, apunta Queirolo.

A tener en cuenta

No todas las juntas sísmicas se encuentran en la fachada de las construcciones. Algunas pueden estar en la parte posterior o en forma de L, depende de la indicación de los profesionales. En el caso de Jesús María está en la fachada, por lo que quedó a vista de todos tras el desprendimiento.

Fuente: https://peru21.pe/lima/temblor-en-canete-lo-que-los-edificios-deben-tener-para-evitar-colapsos-noticia/

La industria no se detiene: ¿Cómo prevenir el Covid-19 en esta segunda ola?

La industria no se detiene: ¿Cómo prevenir el Covid-19 en esta segunda ola?

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el sector de manufactura industrial representa el 16,5% del PBI nacional, la minería el 13,1% y la construcción el 4,4%. Son, sin duda, sectores indispensables para la economía peruana. Por tanto, su continuo funcionamiento es necesario para el desarrollo del país, incluso en medio de un proceso de cuarentena debido a la segunda ola de contagios de COVID-19.

Sin embargo, esto no quiere decir que los trabajadores de sectores esenciales como estos deban estar expuestos a contagios de coronavirus.

Rosa Naters, directora comercial de G4S Perú, empresa líder mundial en seguridad integral, brinda una serie de consejos para proteger a los colaboradores de estos sectores y continuar con las operaciones industriales, esenciales para el país.

  1. Campañas de prevención. Tras un año de pandemia, el uso de mascarillas y el distanciamiento social es algo que ya se ha implementado en todas las empresas, sin importar el rubro. Sin embargo, los equipos de protección no son suficientes. La especialista recomienda la difusión constante de campañas de prevención y autocuidado para que cada trabajador asuma la responsabilidad de su propia salud. “De nada nos sirve solo repartir equipos de protección personal (EPP), si no hay una conciencia y prevención individual en cada uno de los trabajadores”, explicó Naters.
  2. Cadena de suministros segura. Uno de los primeros pasos para implementar una estrategia de seguridad integral es la evaluación de riesgos por parte de especialistas. Debido a la delicada naturaleza sanitaria que atravesamos, es necesario que esta evaluación identifique vulnerabilidades no solo en la propia empresa, sino también en sus proveedores, quienes brindan servicios tercerizados y en colaboradores externos. Solo cuando todo el ecosistema alrededor de la empresa esté protegido, esta podrá operar de manera realmente segura.
  3. Mapa de calor. Esta es una de las capacidades que las cámaras de seguridad más modernas cuentan hoy. Las cámaras identifican, a través de una representación gráfica de los datos representados por colores, los tiempos de visita y el tiempo de permanencia de personas en un área específica. Esto puede ser utilizado por la empresa para evitar aglomeraciones que expongan al personal a contagios.
  4. Inversión inteligente. Sin importar si se trata de una pyme o una gran corporación, toda empresa necesita medidas de seguridad para operar adecuadamente. Lo esencial es que se implemente acorde a las necesidades reales de cada organización y se cree una estrategia según su presupuesto. En cualquier caso, se trata de una inversión inteligente. De acuerdo a un cálculo de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS), cada dólar invertido en seguridad y salud genera un retorno del 120%.
PR, Siempre PR

PR, Siempre PR

Hace algunos años, cuando era una pequeña niña a la que no le gustaban los números ni las clases de educación física, siempre que alguien me preguntaba qué sería de grande, respondía que quería ser arqueóloga, actriz, forense o salir en la televisión. Realmente no tenía muy claro lo que quería ser, pero sí tenía súper claro lo que quería hacer.

¿Qué era? Yo quería que, en lo que sea que trabajara, se pudiera hablar con mucha gente, salir a muchos lugares y siempre conocer algo nuevo. En ese momento, y hasta que tuve 21 años, no sabía exactamente que lo que tanto quería era ser Relacionista Pública, profesión que muchos conocen con las siglas de PR.

Cuando inicié, no tenía muy claro de qué trataba. Primero pensé que se trataba de solo colocar notas en medios de comunicación. Ya con los años y la experiencia, me di cuenta que los PR éramos y somos una especie única y que tenemos habilidades que más de un astronauta envidiaria.

Somos estrategas:

Aunque mucha gente crea lo contrario, sacar a una empresa en medios de comunicación de forma gratuita  no es una cosa fácil. Responde a una estrategia que nos ha quitado varias horas de sueño y a una gran red de contactos que demora años en construirse.

Tenemos el superpoder de la paciencia:

Desde que inicie en esta noble y maravillosa profesión, he escuchado a más de uno preguntar: ¿Cómo lo haces? ¿No te molesta que algunos clientes sean tan intensos? ¿No te frustra que tu marca no salga en los medios que el cliente quiere? No mentiré; más de una vez me he puesto a llorar en el baño de la oficina  pensando que las cosas no van a pasar , que todo está mal y que debería dedicarme a otra cosa que me dé más dinero y me quite menos horas de sueño. Pero cuando me calmo y tomó aire, recuerdo que las relaciones públicas son como tejer una hermosa manta de lana: debes tener mucha paciencia y mover tus hilos de forma correcta. Si lo haces con paciencia y amor, de alguna forma mágica esa madeja de lana se va a convertir en una hermosa manta que te abrigará varios inviernos.

Siempre novios:

No sé cómo lo vea la mayoría de PRs pero, para mí,  el cliente debe ser tratado como el novio con el que soñaste de chica. Siempre debes recibirlo con una sonrisa, colaborar con él en sus momentos de crisis y estar siempre presta a ayudarlo en lo que necesite. Eso sí, si “tu novio” necesita que le hables de forma clara y firme, también debes hacerlo. El amor no es solo besos y abrazos, tambien es apoyo y, a veces, mano dura. 

¡Feliz día, PRs! Saludos a todos mis compañeros, que en estos momentos difíciles trabajan duro y hacen esfuerzos realmente notables por no perder la sonrisa.

Cómo tener un consumo de electricidad responsable en tu hogar

Cómo tener un consumo de electricidad responsable en tu hogar

El permanecer dentro de casa durante más días debido a la extensión de la cuarentena hace que tengamos encendidas luces y electrodomésticos durante más horas de lo normal. Ya sea para cocinar, lavar, trabajar con la computadora, mirar películas, entretenerse con videojuegos o escuchar música, esto puede causar que nuestro nivel de consumo de energía eléctrica se eleve.

Si bien la mayoría de dichas actividades son necesarias para sobrellevar el encierro en nuestros hogares, a fin de mes podemos llevarnos una gran sorpresa cuando tengamos en nuestras manos el recibo de energía eléctrica. Para evitar un dolor de cabeza a fin de mes, John Chacón, ingeniero electricista y especialista de Indeco, brinda cinco consejos para reducir el consumo de electricidad:

Videojuegos:

El uso de este aparato debe ser regulado. Si bien el aburrimiento en cuarentena puede ser grande, no debemos abusar de él no solo para elevar el consumo de electricidad, sino también para no caer en la ludopatía. Una consola apagada consume cerca de 1 vatio, pero si se le deja en modo “lista para usar” consume 23,3 vatios. Si el aparato está apagado, se recomienda desenchufarlo para evitar que siga consumiendo electricidad. 

Televisores, radios o equipos de sonido y computadoras:

Si bien estos electrodomésticos no consumen tanta energía como otros, lo cierto es que si se tiene varios en casa podrían generar un alto costo de electricidad al mes utilizándolos todo el día o simplemente dejándolos enchufados. Una computadora de escritorio puede consumir 2,8 vatios con solo estar enchufada. Cabe resaltar que la tecnología LED utiliza un 25% menos de electricidad que las LCD.

Lavadoras:

A pesar de que el uso de ropa se ha reducido porque la mayoría usa pijama durante la cuarentena, existe posibilidad de consumir más energía usando estos aparatos. La forma de evitarlo es no usarlos para cargas pequeñas, lo recomendable es, dependiendo del tamaño de la lavadora, esperar a que haya unas siete prendas del mismo color para lavarlas al mismo tiempo. Si desenchufar la lavadora es complicado porque el enchufe está detrás de este voluminoso electrodoméstico, se puede desconectar en la caja del tablero de electricidad de casa.

Deshumedecedor:

Esta pequeña máquina se usa mayormente en distritos con alto nivel de humedad por su cercanía con el mar como, por ejemplo: San Miguel, Magdalena, Miraflores y en la provincia constitucional del Callao también. Sin embargo, no es necesario que esté conectado todo el día para deshumedecer la vivienda, basta con una hora o dos. Luego de ese tiempo, es necesario desenchufarlo para ahorrar electricidad.

Terma:

El chorro de agua caliente sobre la cabeza es relajante, pero bañarse no debería tardar más de 10 minutos. Tardar media hora o aumenta el uso de la terma lo cual se puede traducir en cientos de soles al año, por ello, se recomienda cronometrar el baño.

Cargadores de celular:

Se recomienda tener conectado únicamente el celular para cargar el equipo, mantenerlo cargado todo el tiempo consume demasiada energía y además pueden recalentarse y provocar un siniestro

El experto concluye aconsejando no dejar enchufados los electrodomésticos especialmente durante la noche y madrugada para ser más efectivo el ahorro de energía.

RepTrak Insider: Lecciones sobre Reputación – COVID-19

RepTrak Insider: Lecciones sobre Reputación – COVID-19

Contexto global 2020

  • En un momento de cambio inesperado, el status quo se interrumpe: vemos la dinámica social entre corporaciones, gobiernos y el cambio público.
  • El comportamiento humano ha cambiado maneras poderosas: los consumidores compran diferente; las personas trabajan de manera diferente; los ciudadanos tienen diferentes expectativas de sus órganos de gobierno.
  • A pesar de los temores y la desestabilización de la economía, hay oportunidades para los líderes corporativos en la resiliencia reputacional en tiempos de crisis como la pandemia de COVID-19 (coronavirus).

Tendencias que amplifican la reputación durante esta crisis

La experiencia del empleado es una prioridad.

Durante un mes típico, la cultura del lugar de trabajo tiene la menor influencia en la reputación de la compañía. Sin embargo, actualmente tiene una influencia significativa y es una preocupación principal para el público en general. Nuestros datos sobre COVID-19 muestran que cuando las empresas promulgan medidas temporales para proteger el bienestar de los empleados, son recompensadas ​​con evaluaciones positivas sobre su reputación.

La respuesta a la pandemia es una responsabilidad compartida.

El público en general cree que erradicar el virus es una responsabilidad compartida entre gobiernos y corporaciones. Es importante ahora para las empresas pensar estratégicamente sobre unirse, ya sea para formar asociaciones con diferentes organizaciones y sobre cómo gestionar las comunicaciones para que construyan y sostengan el apoyo del público.

Claves para tomar en cuenta

Los líderes de comunicaciones deben elaborar respuestas a la pandemia con estos tres pilares en mente: empatía, innovación y credibilidad.

Qué deben hacer los líderes de comunicaciones

Cuidar de los empleados vulnerables

  • Demostrar preocupación por la salud del empleado, más allá de las opciones de de trabajo remoto.
  • El CEO debe liderar con el ejemplo para humanizar y familiarizar su marca y valores.

Unirse para resolver problemas

  • Sea ingenioso y muévase rápidamente, encuentre nuevas formas de adaptar las aplicaciones existentes para nuevos y diferentes propósitos
  • Esto es más que filantropía o caridad: se trata de eliminar las barreras tradicionales para colaborar y crea algo totalmente nuevo.

Emitir comunicaciones creíbles

  • Monitoree el mix de medios para encontrar el equilibrio entre amplificación (volumen) y autoridad (fuente confiable)
  • Sepa que las reglas estándar no aplican: repita, mida el impacto y ajuste.

Adaptado y traducido de RepTrak Insider: Reputation Lessons – COVID-19.

¿Cómo debemos prepararnos para afrontar una crisis de comunicación?

¿Cómo debemos prepararnos para afrontar una crisis de comunicación?

Las crisis de comunicación suelen llegar tras el alegato ante la opinión pública de haber cometido un fallo grave al interior de un organismo del Estado, una empresa o cualquier institución.

Si ello repercute profundamente en la reputación de una organización, podemos decir que estamos ante un problema. Los efectos pueden constituir repercusiones políticas, económicas o un cambio en las reglas de juego a las que la organización ha estado acostumbrada.

Sin embargo, aún cuando una institución cree estar obrando de la manera más proba e impecable, ninguna gestión está libre de afrontar una crisis comunicacional que, por lo general, es producida por factores externos.

Lo ideal es estar siempre preparados para un momento como este, sin dejar ningún espacio al azar.

¿Cómo se elabora un plan de comunicación de crisis?

1. Cultura de crisis

La primera tarea es fomentar una cultura de anticipación de crisis. Esta debe ser instada, alimentada y liderada por los más altos directivos de la organización. La clave para anticipar posibles crisis es contar una efectiva comunicación interna; por lo cual, el diálogo entre departamentos es vital a fin de identificar y dar a conocer focos que las originen.

2. Equipo de comunicación

Luego, en un segundo nivel, se debe contar con equipos de comunicación validados, confiables y empoderados. Su misión será:

  1. Constituir y mantener sistemas permanentes de monitoreo y notificación de riesgos, tales como: el clipping de prensa, que estudia al detalle toda aparición de la institución en noticias; y la monitorización de redes sociales, que ayuda a conocer las crisis antes de que lleguen a los medios de comunicación tradicionales. Estos dos puntos son cruciales para la labor de monitoreo.
  2. Entrenar a voceros. La labor de un vocero ayuda a transmitir credibilidad durante la gestión de cualquier crisis. Por ello, quien dé la cara ante los medios de comunicación tiene un papel determinante. El vocero debe estar entrenado y preparado para comunicar de manera adecuada en situaciones de mucha presión. Desarrollar este punto con suficiente anticipación es clave.
  3. Establecer protocolos de acción. Estos deben ser preestablecidos y construidos de manera institucional. Además, es necesario que sean informados adecuadamente a toda la organización para que se practiquen una vez llegada la crisis.

¿Qué hacer durante la crisis?

Una vez llegada la crisis, lo más importante es mantener la calma y seguir con los protocolos de acción trazados por el equipo de comunicación. Algunas acciones primordiales a tener en cuenta durante este tiempo son:

1. Nombrar un equipo de crisis

Usualmente, para enfrentar una situación de crisis se necesita que diferentes personas trabajen en coordinación y reúnan toda la información disponible. Esto ayudará a encontrar la estrategia adecuada para hacer frente a la crisis, establecer roles y definir tareas, entre otras funciones.

2. Comunicación

Cuando una crisis de comunicación provoca que decenas de individuos exijan una respuesta rápida, lo más importante es mantener una comunicación proactiva. Quizás no les brindemos una solución inmediata, pero, si respondemos proactivamente, demostraremos a nuestro público que está siendo escuchado y que se está trabajando en ello. Algunos seguirán pensando que la respuesta es insuficiente, pero muchos otros se calmarán y eso ayudará a mantener controlada la crisis.

3. Solución

Finalmente, la solución al problema debe ser comunicada por el medio en el que se originó la crisis. Sin embargo, es importante difundirla también a través del resto de formatos.

4. Descansar para recuperar la perspectiva

Las situaciones de crisis producen agotamiento mental debido a la dificultad que plantean. Si la situación de crisis se prolonga más de lo esperado, es fundamental que el equipo de crisis haga pausas para el descanso.

La mejor estrategia ante una crisis 

Ante una situación de crisis, la transparencia y la inmediatez son dos factores muy valorados por nuestra audiencia. Sin embargo, la decisión de comunicar o no hacerlo podría depender de otros factores.

¿Qué debemos hacer si la crisis tiene probabilidades de ser noticia o si ya se hizo pública?

Si la probabilidad de que la mala noticia salte ante la opinión pública es alta, es importante adelantarse a ello, controlando el tiempo y el mensaje. Sin embargo, existen casos en los que es preferible esperar.

¿La reacción de la audiencia en una crisis es siempre previsible?

A pesar de saber que la crisis se hará pública, en ocasiones es mejor tomarse un tiempo y esperar la reacción de los públicos, ya que podrían presentarse escenarios en los que no es necesario responder.

Para tomar las mejores decisiones en este punto, el plan de prevención de crisis debe partir del análisis de las fortalezas y los puntos vulnerables de la organización. Solo conociendo estos puntos débiles estaremos preparados para tomar la decisión más adecuada.

Si te gustó nuestro blog, posts y noticias sobre relaciones públicas, reputación, social media, comunicación y sociedad digital, puedes unirte a la comunidad de Trend en Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Soundcloud y YouTube. Y para mantenerte al tanto de nuestras últimas noticias, suscríbete a nuestro boletín digital aquí.

El post ¿Cómo debemos prepararnos para afrontar una crisis de comunicación? aparece primero en el blog de Trend | Agencia de PR & Reputación. ¿Necesitas orientación o ayuda para tu marca en alguno de los temas que tratamos en este post? Comunícate con nosotros y te responderemos cuanto antes.