fbpx
+51 991 664 782 info@trend.pe
¿Cuáles son los delitos más comunes en esta pandemia?

¿Cuáles son los delitos más comunes en esta pandemia?

Durante los meses de cuarentena el índice de criminalidad disminuyó considerablemente, incluso en un 84% de acuerdo a cifras de la Policía Nacional del Perú. Sin embargo, con el inicio de la reactivación económica y a poco de iniciarse las campañas de fin de año, es bueno tomar las precauciones debidas para evitar robos. 

Para ello, consultamos con Hildebrando Castillo, especialista en seguridad de G4S Perú, quien señala los delitos más frecuentes y qué se puede hacer para evitar caer en ellos. Las cifras presentadas a continuación por la compañía corresponden a denuncias realizadas entre marzo y septiembre, en Lima Metropolitana.

Robo agravado

Solo en Lima se registraron 3.595 denuncias al respecto. Fue el delito más frecuente a lo largo del año. Es importante tener en cuenta que, para que se tipifique como tal, el delincuente debe haber empleado la fuerza o amenazas, incluso con armas de fuego, para apoderarse de los bienes de otra persona.

Para evitar ser víctima en la vía pública, cambia tu rutina constantemente, no transites diariamente por las mismas calles y opta por usar transporte formal, ya sea en el caso de buses o taxis.

El robo agravado también puede darse en casa. Por ello, invierte en un sistema de seguridad para el resguardo de tu familia y sus posesiones. No es suficiente comprar una cámara e instalarla, consulta con una empresa de seguridad para que haga una evaluación integral de tu hogar.

Hurto

En Lima, se realizaron 2.398 denuncias sobre este delito. En este caso, los bienes fueron tomados por el delincuente sin una amenaza o violencia de por medio, pues el crimen se lleva a cabo sin que la víctima se dé cuenta.

Protege tus posesiones cuando te encuentres en la vía pública. Si llevas una mochila, evita guardar objetos de valor en bolsillos que sean de fácil acceso. Lo mejor es contar con candados y otras medidas de seguridad.

Trata también de no llevar gran cantidad de dinero en efectivo y solo lleva tus tarjetas de crédito cuando vayas a necesitarlas. Los delincuentes pueden sacar tu billetera del bolsillo sin que te des cuenta.

Extorsión

Solo en Lima Metropolitana fueron 201 las extorsiones denunciadas desde marzo. Lamentablemente, la tecnología -ya sean llamadas, hackeo de e-mail o incluso mensajes de texto- facilitan la labor de los delincuentes.

Para no caer en una extorsión, nunca des tu número telefónico a cualquier persona, solo a personas conocidas o en caso de trámites que son indispensables. Tampoco des información personal a vendedores u otros desconocidos vía telefónica.

Instala en tu celular un identificador de llamadas como la app Truecaller y no respondas las llamadas de teléfonos totalmente desconocidos.

Consejos para una sana convivencia familiar

Consejos para una sana convivencia familiar

Este año, volvieron los almuerzos familiares sentados a la mesa, las tardes de ocio compartido y los domingos volvieron a ser días dedicados a pasar tiempo unidos. Sin embargo, esto no se ha dado sin conflictos y dificultades.

“Esta etapa de distanciamiento social se ha convertido en un reencuentro con las personas con las que convives. El distanciamiento social no implica el distanciamiento afectivo. Es algo que hemos visto y no debería ocurrir: padres y niños emocionalmente separados a pesar de estar en un solo espacio. En esta época, debe haber mucha más comunicación para hacer de este confinamiento algo mejor”, explica Carol Leyla, psicóloga de Ediciones COREFO.

En el marco del Día de la Salud Mental, que se conmemora cada 10 de octubre, la especialista nos da una serie de recomendaciones para mejorar la convivencia en casa y cuidar el bienestar emocional y mental de todos los miembros de la familia durante estos meses complicados.

Analiza tu interior

Es importante que llevemos a cabo un proceso de introspección y analicemos cómo está la relación personal con nosotros mismos. A veces, alguien no se soporta a sí mismo y por eso no es capaz de construir una buena relación con los demás. Gracias al autoanálisis, nos daremos cuenta si tenemos que trabajar en esto primero, incluso antes de pensar en formar relaciones interpersonales. Recuerda: nadie da lo que no tiene. 

Separa el trabajo y el hogar

Llevar problemas del hogar al trabajo y del trabajo al hogar solo aumenta el nivel de estrés que sentimos. Lo mejor es aprender a separar los dos ámbitos, incluso con la dificultad que implica esto en un contexto de teletrabajo. Antes de la pandemia, se solía criticar mucho a los padres sobre el poco tiempo que pasaban con sus niños. Hoy, varios de ellos están juntos las 24 horas pero esto no asegura tiempo de calidad si en esos momentos solo se habla de problemas que se dan en casa o la oficina.

No dejes de lado las ocasiones especiales

Incluso si no hay reuniones familiares y amicales, las fechas especiales no deben ser olvidadas. Cumpleaños, aniversarios y otras festividades pueden ser una excusa para que las personas que viven en el mismo hogar dejen sus obligaciones por un momento, compartan una cena y pasen un buen momento juntos. 

Promueve actos de amor

Tampoco es necesario esperar a una fecha especial para demostrar amor a alguien. Parejas de esposos pueden darse regalos espontáneos, los niños pueden dejar de lado la computadora o el celular para conversar con sus padres. Los adultos mayores son quienes más afecto necesitan durante esta pandemia, pues además de tratarse de la población de mayor riesgo, suelen sufrir por la falta de empatía y calor familiar.

Llega a acuerdos

Todos los miembros de la familia tienen sus propias necesidades y obligaciones que cumplir en el hogar. Es importante ponerse de acuerdo para delegar tareas y dejar tiempo libre al ocio y entretenimiento personal. Papá y mamá deben ser un ejemplo y fijar normas de convivencia. Es vital que estén de acuerdo acerca de las reglas a cumplir y no se desautoricen el uno al otro. 

Mujeres en la Ciencia: Conoce la historia de Yamilet Serrano

Mujeres en la Ciencia: Conoce la historia de Yamilet Serrano

Desde pequeña, Yamilet Serrano tenía como peculiaridad un profundo interés por la ciencia y los números. A los 15, mientras investigaba más acerca de las carreras que podía seguir al terminar el colegio, creció su curiosidad por la tecnología. Finalmente, se decidiría por estudiar Ingeniería Informática, en la Universidad Católica San Pablo, aunque reconoce que fueron pocos los referentes femeninos que la marcaron en el camino.

En el 2018, su talento la llevaría a obtener un doctorado en la Universidad Nacional de Singapur, convirtiéndose en la primera peruana en conseguir este reconocimiento. El desafío, le serviría para dejar de lado el conocido como síndrome del impostor que a veces la abordaba, cuando preguntas como la siguiente invadían su mente: “¿Cómo podría yo venir de una universidad de provincia en el Perú e intentar postular a una universidad top del mundo?”.

Hoy por hoy, al mando de la primera carrera de Ciencia de Datos en nuestro país, comprende que su figura puede impulsar a más jóvenes y niñas a apostar por la ciencia, dejando atrás las etiquetas que la historia les pudo haber cargado. “No podemos negar que ahora tenemos más presencia, pero aún no es suficiente. Y no es que queremos que nos den beneficios extras o que nos prioricen ante los varones. Solo pedimos que no nos pongan barreras”, defiende.

En conversación exclusiva con El Comercio, Serrano medita acerca de lo aprendido en el campo científico, su participación en el manejo de la crisis por COVID-19 con la configuración de la aplicación “Perú en tus manos”, y los retos que le esperan como directora de carrera en UTEC.

¿Hubo mujeres que te inspiraron a lo largo de tu carrera como científica?
Durante mi pregrado en el Perú, mis referentes sólo fueron varones. Lamentablemente, no hay un número notable de mujeres en Ciencia de Computación en el Perú. Sin embargo, durante mi posgrado, tuve la oportunidad de reunirme con mujeres notables en Ciencia de la Computación como la profesora Jennifer Widom, actual Decana de la Escuela de Ingeniería y Ciencia de la Computación de la Universidad Stanford, promotora de base de datos y ganadora ACM-W Athena 2015; o, con la profesora Barbara Liskov, que fue la primera mujer en obtener un doctorado en Ciencia de la Computación en los Estados Unidos y es una de las ganadoras del premio Turing (equivalente a Premio Nobel en Computación), ya que desarrolló el principio de sustitución de Liskov; entre otras personalidades. Todas ellas me inspiraron en que sí se podía hacer una carrera exitosa en nuestro campo sin importar mi género.

¿Qué te llevó a trascender en tu carrera profesional con un doctorado en Singapur?
En primer lugar, obtener el doctorado en National University of Singapore (NUS) fue un reto personal muy satisfactorio, ya que estamos acostumbrados a escuchar que no podemos o, incluso, llegamos a sabotearnos a nosotros mismos. Por ejemplo, a veces me decía: ¿Cómo podría yo venir de una universidad de provincia en el Perú e intentar postular a una universidad top del mundo? En segundo lugar, un doctorado de ese tipo te rompe en pedazos y te vuelve a construir. Uno aprende dos cosas: que no sabe lo suficiente y que puedes lograr saberlo al detalle con una mente analítica y constructiva. Te enseña a reinventarte y seguir adelante incluso cuando todo parece que no funciona.

¿Qué cosas aprendiste (y pudiste contrastar) al vivir y aprender de dos realidades diferentes en el rubro tecnología?
En Asia, aprendí que, en el campo profesional, los comentarios solo corresponden al estudio, trabajo científico, etc. En el aspecto tecnológico, en Asia, se piensa en el futuro y cómo crear tecnología que ayude a la mejora, anticipando los posibles casos y escenarios. En Perú, lamentablemente, aún estamos acostumbrados a no planificar, solo “parchar” algunos aspectos por necesidad o apuro. Al final la suma de todo eso, nos puede hacer retroceder y poner en desventaja frente a nuestros vecinos de la región.

¿Qué cosas crees que se necesitan impulsar para que el rubro mejore en nuestro país?
Hay dos cosas fundamentales que se requieren: sinceridad y planificación. En el Perú, hay una brecha digital enorme. Esto se podrá reducir en un abrir y cerrar de ojos; y, debido a lo rico de nuestra geografía, se deberá diseñar diferentes estrategias en base al lugar, la comunidad, etc. Tú puedes enseñarle a un niño a desarrollar un pensamiento computacional sin una computadora y sin electricidad. Recordemos que la computadora no es magia, sino el producto de una secuencia de pasos de manera ordenada y eficiente.

¿Cómo percibes el papel de la mujer en la ciencia y tecnología actualmente? ¿Qué le dirías a las niñas y adolescentes que se encuentran interesadas en estudiar este tipo de carreras?
No podemos negar que ahora tenemos más presencia, pero aún no es suficiente. Y no es que queremos que nos den beneficios extras o que nos prioricen ante los varones. Solo pedimos que no nos pongan barreras. Mi mensaje a las niñas y adolescentes que nos leen es que se quiten las etiquetas que quizás les han puesto. No hay carrera exclusiva de hombres ni de mujeres. No existe el “no se puede”. Deben soñar mucho y en grande, porque nosotros somos los forjadores de nuestra propia vida.

Sobre la aplicación “Perú en tus manos” ¿cómo se sintió formando parte del proyecto?
Me sentí muy cómoda trabajando con un grupo de académicos altamente preparados y todos con un fin común. Muy pocas veces tienes la oportunidad de trabajar con un grupo tan multidisciplinario. Además, fue una gran oportunidad para que se cumpla el deseo de varios académicos de la plana de UTEC, quienes hablamos de hacer algo juntos que involucren nuestras diferentes expertises. Esa oportunidad llegó y fue muy fructífera. Me siento muy orgullosa del equipo de UTEC que formamos. Por otro lado, me sentí gratamente sorprendida de todo el potencial humano que tenemos en el país.

¿Por qué es importante el papel de la tecnología en una crisis como la actual?
Porque la tecnología reduce brechas sociales, económicas, educacionales etc. Además, yo diría que no es sólo la tecnología sino los datos. Vivimos en la era de los datos, son como la nueva electricidad. Cada minuto, generamos información. Por ejemplo, si estás mirando tu celular mientras estás en el micro, tu celular está dejando huella de tu movilidad, la aplicación que estás mirando está rastreando las páginas y likes que has dado, etc. No podemos pensar en armar un nuevo emprendimiento si no entendemos quienes serán nuestros potenciales clientes, cuáles son sus preferencias, cómo podríamos llegar a ellos, etc. Obviamente que no solo con datos podremos generar todo ello, para eso necesitamos las técnicas de Ciencia de la Computación y todo esto está reflejado en Ciencia de Datos. En conclusión, sí podemos resolver nuestros problemas.

¿Qué propósitos tienes por cumplir a mediano plazo?
En lo profesional, reforzar mi grupo de investigación en el Centro de Investigación de Computación Sostenible de UTEC. Hace poco, asumí la dirección de la nueva carrera de Ciencia de Datos de UTEC, una carrera que se lanza por primera vez en nuestro país y que me permitirá impulsar más este campo. Finalmente seguir aprendiendo y reinventándome.

¿Cómo te sientes en tu nuevo rol como directora de la primera carrera de Ciencia de Datos en el Perú?
¡Entusiasmada! Es un grato reto. Pero sin ellos, qué aburrida sería la vida ¿no?. Desde hace un tiempo, he ido aprendiendo y descubriendo todo lo que implica la Ciencia de Datos y es apasionante. Mi perfil de Ciencia de la Computación me ha ayudado a distinguir las potencialidades. No hay duda de que es una carrera de vanguardia y que ha venido para quedarse. Esto lo evidencia la alta demanda de científicos de datos en el mercado. No por nada la Harvard Business Review considero a Ciencia de Datos como la profesión más atractiva del siglo XXI. Y, resalto en “profesión” porque hoy se necesita un perfil profesional formado en cinco años. Obviamente, la respuesta rápida es especializarte o estudiar un posgrado, pero, a largo plazo, un Científico de Datos necesita diferentes habilidades que no las puede brindar por completo una especialización.

Cómo los datos han revolucionado el mundo empresarial

Cómo los datos han revolucionado el mundo empresarial

Según la última edición del Barómetro de Innovación, elaborado por General Electric, el 60 % de ejecutivos en empresas top a nivel mundial ya basan sus decisiones en el big data. Esto se da gracias a la Ciencia de Datos, que se encarga de extraer, analizar e interpretar los datos provenientes de diversos dispositivos como smartphones, las aplicaciones móviles, los sistemas de punto de venta, entre otros. La pandemia del Covid-19 no ha hecho más que acelerar este proceso de la mano de la digitalización.

Con toda esta información, los científicos de datos combinan técnicas de ciencia de la computación y la estadística, como el aprendizaje automático (machine learning) y la inteligencia artificial, para crear modelos, identificar tendencias y ser capaces de predecir lo que pasará en el futuro en un sector económico determinado.

“La pandemia ha forzado a todas las empresas alrededor del mundo a acelerar su transformación digital. Por eso, los datos se han vuelto tan esenciales en todo negocio. En la UTEC, hemos decidido lanzar la carrera de Ciencia de Datos, pionera en el Perú, pensando en que el futuro es hoy. Así, nuestros egresados podrán convertirse en piezas clave de cualquier industria, dominando grandes cantidades de información, descubriendo tendencias y anticipando el futuro”, explicó la Dra. Yamilet Serrano, directora de la carrera de Ciencia de Datos de UTEC.

Se espera que para el cierre de 2020 la demanda internacional de profesionales expertos en Big Data y Analítica Digital aumente cerca de 28 %, es decir, se prevén cerca de 700 mil nuevas vacantes disponibles, de acuerdo con el estudio “The Quant Crunch”, desarrollado por IBM. 

Estas son cuatro maneras en las que la data ha revolucionado el mundo de los negocios.

  1. Mejora en la toma de decisiones. Los datos juegan un papel muy importante en la interpretación de información valiosa en torno a la demografía del público objetivo y las preferencias de los clientes y potenciales clientes. Si se analizan correctamente, pueden explicar mucho sobre nuestro comportamiento, personalidades e historias. Las empresas pueden aprovechar todos estos datos para tomar mejores decisiones sobre sus productos, estrategias comerciales y campañas de marketing.
     
  2. Procesos más seguros. Un científico de datos puede desarrollarse en el área de producción y establecer modelos para refinar procesos y productos de acuerdo con la información que recopila y analiza. El análisis de esta gran cantidad de datos facilitará la implementación de una mejor producción con corrección de errores. Lo mismo sucede con la gestión de riesgos. La recogida de datos en este ámbito facilita la anticipación a los riesgos en un determinado proceso, de tal manera, que podamos prevenir problemas con anticipación.
     
  3. Un equipo humano motivado y eficiente. Este ámbito es especialmente útil para las grandes empresas que manejan cientos o incluso miles de colaboradores. Mediante encuestas, evaluaciones y entrevistas, una organización puede obtener mucha información sobre sus colaboradores. Todos estos datos pueden ser procesados y analizados por un científico de datos para implementar mejoras que repercutan en el ambiente laboral y el cumplimiento de metas.
     
  4. Automatización. Mediante la ciencia de datos, es posible mejorar la eficiencia interna y las operaciones a través de la automatización robótica de procesos. Enormes cantidades de datos en tiempo real pueden analizarse inmediatamente e integrarse en los procesos comerciales con el fin de efectuar tomas de decisiones automatizadas.  Hoy, la automatización de la recopilación y el almacenamiento de datos se encuentra al alcance de las empresas.
Redes sociales: ¿Entretenimiento o adicción?

Redes sociales: ¿Entretenimiento o adicción?

The Social Dilemma, disponible en Netflix, explica cómo las redes sociales captan la atención de sus usuarios. Expertos advierten sobre la dependencia a dispositivos.

Las redes sociales se han convertido en mucho más que una plataforma para conectarse con familiares y amigos. Actualmente, el uso que les damos va más allá de un espacio de ocio y es utilizado para leer noticias o buscar información de productos y servicios.

Y el balance no siempre es positivo; también se generan situaciones adversas, como la necesidad de estar siempre conectados.

Así lo explica el documental The Social Dilemma (El dilema de las redes sociales), que, a través de entrevistas a extrabajadores de las más reconocidas empresas de Silicon Valley, explica cómo los desarrolladores de estas aplicaciones utilizan métodos poco éticos para mantenernos siempre pendientes de nuestros dispositivos.

A lo largo de la cinta, disponible en Netflix, los especialistas analizan el impacto de las redes en la sociedad, yendo desde problemas de salud mental hasta la amenaza de las fake news.

El negocio de las redes

A raíz de este documental, Augusto Ayesta, consultor en comunicación digital, explica a Perú21 que el negocio de las redes sociales se basa en la publicidad, la cual se sustenta en la información que recogen de los usuarios mientras navegan en sus plataformas.

“Para que esto funcione, necesitan conocer los hábitos de comportamiento que tienen las personas. A partir de ese conocimiento pueden predecir, con mucha exactitud, qué nos gusta y brindarnos contenidos que nos mantienen atentos a ellos”, manifiesta.

El experto asegura que somos nosotros quienes alimentamos a estas plataformas con nuestra información.

No obstante, Ayesta precisa que, como usuarios, determinamos cuánto tiempo les ofrecemos a estas aplicaciones y cómo las recibimos. “Contrastar fuentes es importante para no caer en una ilusión de la realidad de estos espacios digitales”, indica.

Adicción digital

Milton Rojas, investigador de conductas adictivas y consultor de Cedro, explica que, tal como sucede con las drogas, existen conductas adictivas sin sustancias.

“Estas se pueden presentar si pasamos muchas horas frente a los dispositivos o si interfieren con nuestra actividad cotidiana a tal punto que dejamos de lado nuestras obligaciones”, señala.

Carolina Martínez, especialista en psicoterapia humanista, resalta que las redes sociales han creado una generación que necesita satisfacción inmediata: “Las nuevas generaciones buscan validar sus vivencias en las redes sociales a través de interacciones como los likes y comentarios”.

La especialista señala que esta situación nos hace perder relaciones humanas y el disfrute del presente.

Dato

El documental The Social Dilemma se estrenó en enero de este año en el Festival Sundance (Estados Unidos) y se emite por Netflix desde este mes.

Etiqueta a distancia: Cómo ser respetuoso durante una videollamada

Etiqueta a distancia: Cómo ser respetuoso durante una videollamada

Una de las principales ventajas de Internet ha sido la posibilidad de derribar las barreras de la distancia. A través del e-mail, salones de chat, foros y otras herramientas, los usuarios podían comunicarse desde cualquier lugar del planeta. Pero se hizo necesario tener normas para regular el comportamiento de los usuarios en las comunicaciones electrónicas.

Así, en 1995, a través de un documento titulado “RFC 1855: directrices de la netiqueta”, y que fue publicado por el Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet (IETF), se establecieron las primeras recomendaciones al respecto. Desde entonces, el tiempo ha pasado y las tecnologías de comunicación han evolucionado.

Hasta la pandemia. Y como ha sucedido con otros aspectos de la sociedad, nuestra manera de comunicarnos cambió. Por ejemplo, muchos adoptaron las videollamadas como elementos claves para sus actividades diarias.

Movistar había informado que entre marzo y la primera semana de mayo el tráfico móvil por videollamadas aumentó en 155%. Hace unas semanas, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones señaló que en junio el uso de Internet subió 24%, en comparación con la primera quincena de marzo, antes del inicio de la cuarentena.

Para Augusto Ayesta, consultor en comunicación y reputación, y CEO en Trend Agencia de PR & Reputación, las normas de etiqueta aplicadas a las videollamadas son claves para que la convivencia virtual sea positiva, basada en el respeto entre interlocutores, y permita mantener buenas relaciones a pesar de la distancia física.

“Es claro que no todas las videollamadas son iguales. Es diferente una reunión de fin de semana con amigos a una presentación con un cliente. Ahí es importante identificar el contexto y necesidades de cada espacio digital”, comenta.

Sabiendo que una reunión laboral pueda ser más participativa que una clase a distancia, la cual, probablemente, tendrá más momentos expositivos, Ayesta considera que “en ambos casos lo fundamental es saber escuchar a quien está hablando y solo participar cuando es requerido o necesario”.

El experto brinda algunas recomendaciones para videollamadas efectivas. “Para evitar reuniones interminables, se debe llevar una agenda de temas a tocar y ser puntuales con estos. Se debe elegir un moderador. Para evitar problemas de conectividad conéctese a la red por cable o, si es por Wi Fi, acérquese al módem. Emplee buena iluminación, una webcam externa y auriculares con micrófono. Si va a tener muchas videollamadas, ordénese para tomar descansos entre ellas”.

Consigue una comunicación virtual mucho más eficiente

  • Enfocarse y ser respetuoso
    Cuidar el lenguaje corporal.
    Mirar siempre a quien está hablando en la videollamada.
    No revise el celular ni conteste otras llamadas durante la reunión. Silencie siempre su micrófono si no es su turno de hablar.
  • Encuentre un lugar adecuado
    Es mejor tener una pared neutral como fondo.
    Evite los lugares transitados.
    Las aplicaciones como Zoom permiten cambiar de fondo e incluso usar uno personalizado.
  • Cuidado al compartir pantalla
    Cierre todo lo que no sea necesario para la videollamada.
    Si requiere tener otros programas abiertos, procure compartir solo una pestaña del navegador o un programa específico.
  • Cuide la seguridad
    No publique en sus redes sociales los enlaces abiertos para una videollamada.
Converse con Nosotros